jueves, 29 de abril de 2010

Feliz primer año para "La campana de cristal"... quizá no tan feliz, pero igual es un año.


Hoy mientras acomodo las ideas para meter un proyecto, que seguro ni queda... igual no deseo que quede del todo, estoy aterrado... ¿y si queda? Me orino, no podría con él, en fin, me di cuenta que "La campana de cristal", ese gran esbozo de lo que será mi segunda novela, cumplió un año el 29 de marzo... hace un mes!!! Qué estúpido soy, ni cuenta de eso, UN AÑO escribiendo sobre mi vida y aquello que tampoco lo es, esa mezcla donde ya ni yo sé hasta dónde es realidad o ficción, producto de mi inconsciente o mi aparente consiente, por ello cuando me dicen “¿es verdad lo que pasa ahí?”, yo contesto: “No todo” JO, en aras de hacerme el interesante.
La verdad es que entre Leonard y yo existen muchísimas similitudes así como diferencias.
Lo que me impresiona es que todo esto inició como un “ejercicio” para una clase, bueno, el ejercicio era abrir un blog, la culpa la tiene la poderosa Larisa; pero como a mí me cagaban los blogs, así de simple, me dije: Voy a escribir una especie de columnita bien snob similar a la Carrie Bradshaw, sólo que aquí no es Nueva York y Leonard no usará Manolo Blahnik como calzado, más bien será un chico que poco a poco se va pervirtiendo.

Así recuento rápidamente lo que le ha pasado a Leonard:
En el amor Leonard ha tenido una novia, una especie de amante y un novio, su primera novia fue Cecelia, esa mujer “maldita” con la cual estudió en el bachillerato y se enamoró perdidamente, sólo que Cecelia lo dejó por su mejor amigo llamado Akenatón; ya una vez en la universidad Leonard conoció a Nick Hollinghurst, un ex modelo Inglés (¿qué carajo?) con el cual salió un par de veces (bueno, más de un par, más de una junta social, pero sin sexo ¡EH!) es aquí donde mi querido Leonard empieza a dudar de su sexualidad y si realmente podrá amar a un hombre. Al final Nick se va de viaje (pero qué sorpresa, siempre hacen eso!!!! o dicen que lo harán JAJAJAJA) Leonard sólo lo quería para entrar a una Bienal, así que un santo no es.

Después conoce a Orlando, el chico del cual se enamora perdidamente, pero Orlando termina por serle infiel con Edgard… “mejor amigo gay de Leonard” (se repite el patrón… no????) Aquí se cuestiona el contexto actual de la homosexualidad dentro de su sociedad, ¿es realmente que existe el amor? JO, ni qué hacerle. Después de estar con Orlando, Leonard empieza a tirarse a la perdición, se droga, va más a fiestas para embriagarse y hasta la fecha es un ninfómano sin mayor propósito.

Dentro de todo eso, Leonard se encuentra frustrado por no poder entrar a los círculos intelectuales del arte dentro de la ciudad donde estudia. Empieza por tener un departamento, pero al final lo pierde por su conducta inmadura pues sus padres se dan cuenta que está a dos pelos de convertirse en drogadicto.
Ha estado escribiendo una novela desde que entró a la universidad, también es malo en video, dibujo, escultura, medios alternativos y cualquier arte que se le ponga enfrente, muy virtuoso el hombre no es, sólo que se ha ido convirtiendo en un snob. Antes usaba ropa holgada y roída, ahora desea comprar “ropita linda” y usar gafas para el sol todo el tiempo. Se vio influenciado por Edgard, un gay muy opulento, quién fue su gran amigo durante toda la primera mitad del blog, pero ahora no pueden ni verse porque terminó por acostarse con Orlando con toda la intención de hacer daño. Igual Leonard en su momento le quitó la atención de Nick, así que se podría decir que están a mano, pero PELEADOS JAJAJAJA.

Otros personajes relevantes son Susana y Samantha, amigas del bachillerato (pero que no son de la facultad de artes) con las cuales sale muy a menudo para compartir sus roles amorosos, sexuales, existenciales; Morgause, amiga íntima hasta la médula dentro de la facultad de artes; Carlota que es hermana de Leonard así como sus padres, quienes ahora tienen gran peso dentro de la historia; Steve como el gran amigo grabador; Emily, con quién tramó su “estrategia” para meterse con Nick; Alfi, amigo con el cual mantiene contacto por correspondencia a pesar de asistir a la misma facultad (¡cómo adoro a Alfi! Aunque no conteste las cartas!!! No todas...) Viviana e Igraine, magníficas incitadoras del caos; Murat y Trish, quienes son los nuevos grades amigos gay; Alfred, que desapareció… JO, pero ya aparecerá otra vez, y Petter, el ex amor platónico de Leonard.

Debo aceptarlo, dentro de las 61 entradas dedicadas enteramente al blog, Leonard ha sufrido más de lo que ha gozado, pero ¡válgame! ha aprendido tanto y cambiado aún más que hasta yo mismo me sorprendo… por el momento supongo que he optado por un drama algo abaratado, donde Leonard está decayendo mucho (y le falta caer aún más bajo) sólo espero pueda recuperarse.

Saludos y besos a todos, espero que puedan darse una vuelta por allá, en “La campana de cristal

miércoles, 28 de abril de 2010

I Think I'm Paranoid!


Me ve?, me VE!!!, me vió?, ME VIO!, sí, sí, se sentó ahí por mí, seguro?, no lo creo, ni que fuera yo tan interesante... o tan seguro de mí mismo... te parece? crees que le intereso? NO! JÚRALO! Sí!, sí!, SÍ! LO SABÍA, no, espera, sólo estaba saludando a su amiga... salío de clase... normal en él hacer eso, si es obvio que no le intereso, no estoy a su nivel, ni en el mental y mucho menos en el material, no tenemos los mismos gustos... aunque podría ser... quién quita y no... o si? ay ese chico pues, no me deja ni en mis sueños... le diría: róbame, manéjame, de todos modos me curas, mutílame, dómame, nunca podrás cambiarme, ámame!!!!!, deséame!!!!!!, ven y lucha por mí, compláceme, búrlate de mí; vete y déjame, dóblame, rómpeme, de todos modos me necesitas siempre y cuando te quiera, cariño, todo va bien... aunque tú querido ni te fijes en mí... JO-DER

lunes, 26 de abril de 2010

Leer por amor... si no leo, me frustro... y mucho!!!!


Bachelard, Baudelaire, Beauvoir, Buñuel, Careri, Capote, Foucault, Freud, García, Gombrich, Hammett, Llamas, Maugham, Magdaleno, Mann, Paz, Plata, Plath, Rulfo, Shakespeare, Tólstoi, Vidarte, Vygotsky, Whitman... el año va bien ¿no?
Espero retomar a mis idolitas de la literatura en lo que resta del año: Austen, Brontë y WOOLF, "Al faro" me espera con mucho encanto y alevosía... también dos biografías de ella que no he tocado... ufff por las mañanas veo el libro de "Historia del arte" de Gombrich, "El segundo sexo" de Simone de Beauvoir y "Soy Charlotte Simmons" de Tom Wolfe uno sobre otro en el buró y me digo: No viviré lo suficiente para leer esos tres.
Después me levanto, aprecio los libros de Marion Zimmer Bradley en mi librero, los de Zola, Follett, Saramago, Dostoievski, de arte feminista, de arte barroco, gótico, románico, del renacimiento y neoclásico, ese de arte de Andalucía que me regalaron, el de las 100 mujeres en México, el de Hollinghurst que tanto deseo leer, el de Toole, otro sobre Nelly (sirvienta de la Woolf), los de Poniatowska... y todas esas biografías que compré sobre artistas, son tantas, vuelvo la mirada a mi otro librero y veo todas las biografías sobre mujeres en la historia que tengo... me caen encima, María Estuardo está esperando desde el año pasado, según me la iba deborar después de leer la bografía de Elizabeht I, Ana Bolena y María Tudor, pero nada más no pasó... me leí como tres de María Antonieta, pero la Juana de Arco, Isabel de Castilla, Isadora Duncan, la misma Plath y ¡Dios mío!, Josefina, emepecé a la Josefina esposina de Bonaparte ¡y no pasé del prólogo!... leí una biografía de Sissi, quedó pendiente otra de Sissi... una de la Brontë (Charlotte), no he leído a Emily Brontë... eso sí, a las otras dos hermanas ya me sentencié sus novelas, pero "Las cumbres borrascosas" no, casi me linchan un día por eso, por estar con "Agnes Grey" y saltarme lo borrascoso... y las memorias de Simone de mi vida, esos dos enormes volúmenes que apenas compré... seguro Catalina la Grande viene y me empala desde la tumba, su biografía se encuentra aún dentro del plástico al lado de la de Rasputín...
Tengo dos problemas muy unidos aquí: Uno es mi adicción a la lectura, otro mi adicción a comprar... y al final me digo que nunca es suficiente lo que leo, que quizá después de todo, el año no va tan bien... igual lo intento, ya qué me queda, es una relación sadomasoquista entre querer leer más de lo que el tiempo y el sueño me lo permiten, de apreciar que disfruto leer pero me frustro al ver todo lo que he comprado con ganas de desflorarlo, sólo que no puedo... como me dice una de mis profesoras favoritas: La vida no me alcanza.

domingo, 25 de abril de 2010

jummmmmm

Quien fuera tan atractivo y talentoso como Mitch Hewer... aunque si lo pienso mejor, en lugar de ser como él, preferiría mil veces tenerlo a él... JO











Debería estar trabajando...

jueves, 22 de abril de 2010

No lo entiendo...


Hoy entré a una clase sobre la fotografía con visión femenina... no me encantó, supongo que es porque todo hedió a "embarrada", ni modo, así son las cosas en seminarios de siete clases cada una y de tres horas (con un enorme receso). Mi hermana me dijo: "Tú sabes que no se puede entender el contexto social de la mujer en tan poco tiempo. No podrías haber entedido a Virginia Woolf en siete sesiones, o a Jane Auste, tú lo sabes, es todo un recorrido".

Tiene razón, llevo desde los dieciséis leyendo y estudiando a la Woolf y aún así no la entiendo al 100%, igual a la querida Austen.

En fin, después de salir del seminario, clase, lo que fuera, le dije a mi amiga Liana que no entendía la fotografía, que me faltaba mucho. Ella sabiamente contestó: No te empeñes en querer entender todas las ramas del arte. Así ingresamos muchos a la carrera, queriendo saber de todo pero después te especializas.


Yo sólo repetí hoy todo el día a todo el mundo: Igual no existo.

Como siempre me estoy presionando por querer dar una lectura metafísica a una ¿"bonita"? composición fotográfica… la concepción que dio la profesora en clase me pareció muy facilona.

Al llegar a casa encuentro un mensaje en mi canal en You Tube que dice: “Gracias por la lectura de Lady Lazarus”. Un usuario comentó un “trabajito” sobre el poema de Sylvia Plath, aquella poetisa que me llena a morir (de quién sólo llevo un año de investigación en su obra… todo a su tiempo) y al releer el poema de Plath, recordé que en su momento tampoco la entendía. Decía a toda voz que no entendía la poesía. Ahora sigo sin entenderla, pero al menos sí lo logro son Sylvia Plath, llegué a un punto de comunión con ella después de leer su “Campana de cristal” y deprimirme con ella.


Es mi forma de comprensión, que al igual que con la música, debo tocar alguna especie de “fondo” emocional. Incluso una de mis profesoras predilectas me dijo: “A ti no te gusta si no te sabe amargo”.


Es verdad. Así que me dije que no deseaba deprimirme para poder entender la fotografía, que ya suficiente tenía con mis crisis post Simone de Beauvoir. Recordé en mi cabeza: Una mujer por momento, no más, una al momento, ahora es Simone, después podrá ser otra.


Les dejo mi poema favorito de Plath:

“Lady Lazarus”

Lo logré otra vez,
Me las arreglo
Una vez cada diez años.

Especie de fantasmal milagro, mi piel
Brillante como una pantalla nazi,
Mi diestro pie
Es un pisapapel,

Mi rostro un fino lienzo
Judío y sin rasgos.

Descascara la envoltura
Oh, mi enemigo,
¿Aterro acaso?

Sí, sí, Herr profesor lo hago
¿Puedes negar la nariz, las cuencas vacías, los dientes?

El apestoso aliento
Se desvanecerá en un día.

Pronto, muy pronto, la carne
Que la tumba devoró
Se sentirá bien en mí
Y yo, una mujer que sonríe.

Tengo sólo treinta años.
Y como gato he de morir nueve veces.

Esta es la Número Tres.

Qué desperdicio
Eso de aniquilarse cada década.
Qué millón de filamentos.

La multitud mascando maní se agolpa
Para verlos.
Cómo me desenvuelven la mano, el pie
El gran desnudamiento.

Damas y caballeros.
Estas son mis manos
Mis rodillas.
Soy tal vez huesos y pellejo.
Sin embargo, soy la misma, idéntica mujer.

La primera vez que sucedió tenía diez.
Fue un accidente.

La segunda vez pretendí
Superarme y no regresar jamás.

Oscilé callada.
Como una concha marina.
Tenían que llamar y llamar
Recoger mis gusanos como perlas pegajosas

Morir
Es un arte, como cualquier otra cosa.
Yo lo hago excepcionalmente bien.

Lo hago para sentirme hasta las heces.
Lo ejecuto para sentirlo real.
Podemos decir que poseo el don.

Es bastante fácil hacerlo en una celda.
Muy fácil hacerlo y no perder las formas.
Es el mismo retorno teatral a pleno día
Al mismo lugar, mismo rostro, el mismo grito brutal
Y divertido:

¡Milagro!
Que me liquida.
Luego una carga a fondo


Existe un cargo para ojear mis cicatrices,
Y otro para escucharme el corazón
De verdad sigue latiendo.

Y hay otra y otra arremetida grande
Por una palabra, por tocar
O por un poquito de sangre

O por unos cabellos o por mi ropa.
Bien, bien, está bien Herr Doctor.
Bien. Herr Enemigo.

Yo soy vuestra obra maestra,
Su pieza de valor,
La bebé de oro puro
Que se disuelve con un chillido.

Me doy vuelta y ardo.
No creas que no valoro tu gran cuidado.

Ceniza, ceniza
Ustedes atizan, remueven.
Carne, hueso, nada queda

Una barra de jabón,
Una alianza de bodas.
Un empaste de oro.

Herr Dios, Herr Lucifer
Cuidado.
Cuidado.

Desde las cenizas me levanto
Con mi cabello rojo
Y devoro hombres como el aire.


Sylvia Plath

miércoles, 21 de abril de 2010

Hoy me dijeron:

Por más excesos que tengas Lucio, no vas a morir joven

martes, 20 de abril de 2010

El invitado... no existo

Desde el primer semestre… o antes, en el curso propedéutico uno de los profesores, de esos que todo mundo ama y alaba por ser muy intelectual, dedicado, etc, etc, honestamente no lo comprobé porque el profesor sólo me dio “Metodologías de la investigación” en el propedéutico, después se fue de la facultad.

En fin, el hombre (hace tres años) después de leer mí proyecto para novela, que tenía trabajando en él desde un año atrás (que ahora está terminado pero no me complace) me dijo: Tú eres existencialista. Yo comenté, no lo creo ¿o sí?, sí, eso eres, contestó; entonces yo me encogí de hombros y me fui.

Apenas preparando una expo sobre existencialismo en perspectiva de dos mujeres (mis dos diosas de la literatura y musas en todo de lo que va dentro de mi vida “consiente”) Virginia Woolf y Simone de Beauvoir, me di cuenta que parte de mí va que quiere acoplarse al término “existencialista”, no creo que lo fuera por la larga historia del cristiano que yace en mí… larga, larga zzzzZZZzzzZZZZzzzz

Ahora que leo “La invitada” de mi actual musa Beauvoir (ya tengo 4 libros de ella!!!! Y según estaba vetada aquí en México, seguiré buscando en las librerías de aquí y allá) me di cuenta que no existo, así de simple, rudo pero verdadero, soy sólo un invitado en las vidas ajenas y que hasta la fecha no he hecho más que vivir a la sombre de los demás, de sus opiniones, experiencias, juicios, imposiciones, soy Lucio y no existo.

“Ustedes cargan con toda esa chatarra” les dice Javiera a Francisca y a Pedro, la invitada les dice que cargan con chatarra, que nos apegamos a los demás, nos gusta que nos atesoren, arrastren, la soledad verdadera ya no existe una vez que te comprometes en sentido emocional/vivencial con alguien, antes podría ser una soledad de un blanco inmenso, pero ahora es una soledad fabricada… nos cuesta sentir, pero más que nada, cuesta sentir por uno mismo, existir por lo que uno es sin arrastrar la chatarra.

Así, sin decir mucho más presiento que esos últimos días me he ido quitando de toda esa chatarra; ahora me siento más ligero, tanto que floto, pero no desde una perspectiva fresca y de renovación, sino desde la perspectiva de que carezco de peso, soy liviano y superficial, dejé de existir al despegarme de todo lo que creía, incluida la religión, organizaciones sociales, métodos, estructuras, emociones, sentimientos, acciones, la semana pasada me di cuenta que dentro de todos mis ataques de señorito Ana Karenina sólo me queda el enojo y algo de odio, pero cuando eso se disipa no tengo nada, estoy vacío. Por ello en los últimas horas he estado tan molesto con todo, estoy molesto con mi vaciedad… ¿de espíritu… de alma? No lo sé, no sé ya ni a donde voy, ni de dónde vengo, ni qué diablos quiero de mi vida. Cambié mucho, y me temo que para mal, pues aunque siempre consiente de aquello que me rodeaba no había querido aceptar que personajes como Rousseau terminaron por someter nuestras emociones a un sentido arquetípico social. Antes creía que era inherente, que las emociones humanas venían de algo que se da por naturaleza dentro del hombre… sin embargo, una vez que te encuentras tan vacío como ahora me siento, entonces resulta que todo es una vil chatarra.

Aún así estoy tan tranquilo, como anestesiado, igual, Simone me dijo: “Matarse para no ser matado no es morir a propósito”, no sé si se aplique, pero me sirve para evitar al suicidio.

sábado, 17 de abril de 2010

¿Te devuelvo tu amor, o vuelvo a tu amor?


Esta semana fue algo infernal... JO, no he podido escribir nada para "La campana de cristal", pero aquí siempre tendrán algo. Y ya que estamos en lo infernal pasemos a lo importante.

Una de mis canciones favoritas de Mylene Farmer es "Je te Rends ton Amour" que bien puede significar "Vuelvo a tu amor" o "Te devuelvo tu amor", estoy preparando una exposición para mi clase de "Estética" para el siglo XXI, dos artistas de mi gusto, así que si una es Teresa Margolles, cuya obra se da más a finales en los 90's y ahora en el nuevo siglo tiene cosas importantísimas; también quiero exponer a Mylene Farmer, que para mí es toda una artista postmoderna. Sus canciones son poemas, tienen metáforas y es plena filosofía.

Con "Je te Rends ton Amour" se hace clara la opinión de Umberto Eco donde nos comenta que la obra es abierta, ya que puede significar varias cosas. Primero el video:




video




La letra:
"Je te rends ton amour"

M'extraire du cadre
Ma vie suspendue
Je rêvais mieux
Je voyais l'âtre
Tous ces inconnus
Toi parmi eux

Toile,
Fibre qui suinte
Des meurtrissures
Tu voyais l'âme
Mais j'ai vu ta main
Choisir Gauguin

Et je te rends ton amour
Redeviens les contours
Je te rends ton amour
C'est mon dernier recours
Je te rends ton amour
Au moins pour toujours
Redeviens les contours
" la femme nue debout "

M'extraire du cadre
La vie étriquée
D'une écorchée
J'ai cru la fable
D'un mortel aimé
Tu m'as trompé

Toi
Tu m'as laissé
Me compromettre
Je serai " l'Unique "
Pour des milliers d'yeux
Un nu de maître

Et je te rends ton amour
Au moins pour toujours
Je te rends ton amour
Le miens est trop lourd
Et je te rends ton amour
C'est plus flagrant le jour
Ses couleurs se sont diluées
Et je reprends mon amour
Redeviens le contour
De mon seul maître: Egon Schiele et...


Para muchos se puede ver como un pacto con el diablo, por eso se dice: "vulvo a tu amor", vuelve con el diablo, su antigüa pasión.


Al principio del video vemos a una Mylene ciega, que después de tener "contacto" con el demonio le regresa el sentido de razón, la vista, por ello también se puede tomar como un "te devuelvo tu amor", dedicado a Dios, pues ella se convierte en apóstata, así al final del video entrega el anillo en el charco de sangre (se lo regresa a Dios, le regresa esa alianza de unión... le devuelve el amor divino), ya que ha sido bautizada por el demonio, dejando de lado su vida como "buena mujer", "buena cristiana/católica" que como se aprecia en el video va a confesarse y termina seducida por el demonio.


Algunos también han querido interpretarlo como un regreso a Dios, donde Mylene Farmer es purificada y regresa al amor de Dios en su ceguera, buscando la salvación... es el mismo argumento anterior, pero en lugar de despechar el amor de Dios, desprecia el del demonio.


Yo al incio no entendía nada del video, es la verdad, después opté por creer que la Farmer buscaba la salvación divina, pero al final me dije: "¿A quién quieres engañar?, es obvio que Farmer tiene un pacto con el diablo". Además por las referencias a Egon Schiele.


Y ustedes ¿qué ven en el video y la letra?

Yo sólo digo que no sé francés... JO

miércoles, 14 de abril de 2010

Y te cae la noche


Se acabaron mis días como Effy de "Skins", se acabó eso de despertarme a las 2 de la tarde y dormir a las seis de la mañana, se acabó el despertar con el cabello esponjado, dejarlo así todo el día y bajar a la sala en ropa interior para hacer mis labores domésticas, se acabó el desenfado, regresaron las clases y eso duele.


Últimamente estoy muy cansado, me temo que las vacaciones no sirvieron más allá que para bloquear mi talento de escribano, eso sí, mi espíritu cuasi maledicente sigue ahí torturándome y esperando poder torturar a alguien más.



sábado, 10 de abril de 2010

Ser heterosexual por amor al prójimo o salir de clóset


Y como decía la canción de Garbage: Un niño lindo al que le cayó la mierda encima, total soy un estúpido de 21 años, ¿qué se puede esperar si no sé nada de la vida?


El ser gay me está jodiendo cada vez más la existencia. Hoy se lo dije a una de mis amigas que considero más cercanas pero que por desgracia veo una vez cada equinoccio; salí del closet con ella (que ya sabía de mi ex novio y todo eso, pero ella esperaba que “decidiera” regresar con las mujeres) en fin, me dijo una de las cosas que más me han ofendido y enojado en todo lo que llevo de vida (que es poco… creo), justo cuando estábamos viendo ropa por pleno gusto, porque no tengo dinero para comprar nada, vi un pantalón magnífico blanco de mi marca favorita (“Astral Freaks”) entonces ella dijo: No, Lucio, eso no te va. A lo que le contesté: ¿Por qué no? Me gusta mucho, aunque pensándolo bien estoy algo gordo. No es eso, dijo ella, el que seas gay no quiere decir que tengas que lucir como uno.


Entonces yo no supe si reír o llorar. Mira nada más, mi amiga que ya sabía tenía tintes de homofobia, casi la mayoría de mis amigos que no son de la carrera de artes son homofóbicos; el punto es que aquella mujer es tan culta e inteligente y ahora me viene a decir que si soy gay más me vale no lucir como tal, ¡eso sí que no!, ni mi madre se alebresta por cómo me visto (sólo le molesta que salga con ese pantalón rajado en el trasero) ya suficiente tengo que me lleguen a los oídos que si no le parezco a la gente muy afeminado les soy una total diva, y que si no estoy “de moda”… eso me lo dijo otra amiga… sale y me dice: Lucio, estás de moda… y yo: ¿Cómo de moda?, ¿a la moda? No lo creo, jamás, me eché a reír (de forma digital porque fue por msn la conversación) A la moda, algunos hablan de ti, terminó la oración.


Así no sabía si sentirme Rachel MacAdams de “Mean Girls” o sencillamente el vil chisme del pasillo. También sé que no es muy congruente o inteligente ponerlo en el blog, pero me da igual, es eso, es el único espacio que me queda de expresión, aquí y “La campana de cristal” (me niego a ser una vez más la monja que era y guardar mis abortos en los muros de mi habitación), ni el cochino FaceBook, ahora tengo a toda mi familia ahí, que cómo los quiero, pero uno no puede mamasear (como diría Mare) a gusto con los amigos con ellos metiendo las narices en todo, hasta mi padre (quién había mantenido distancia de todas mis redes sociales) va y me agrega en el FB, no me sorprendería que terminara por caer un día de estos en mi blog y eso termine por ser mi outing más escandaloso; después resolví que no es culpa de nadie más que la mía, por ser una jotona de clóset, por ser un maricotas y guardar las poses heterosexuales frente a todo el mundo, así cuando algo no les parece no tardan en censurarme.


Primero me dije: se trata de ser heterosexual por simple apariencia, para seguir en el clóset (jajajaja que siempre he sido así, siempre he hablado como niña, como bien me dijo mi ex, y me he contoneado así, ni modo); sin embargo aún saliendo del clóset con mucha gente les molesta que me exprese “como tal”, que diga si fulano o mengano me atrae, o si tal o cual me hizo sexo oral, eso sí que les caga (ok, quizá deba dejar de sentirme Carrie Bradshaw y compartir mi vida sexual con amigos que no pueden tolerarlo), es por ello que resulta debo actuar como heterosexual por amor al prójimo, tener decencia y elegancia… ser maduro!!!!!!!! Me lo han dicho: Debo madurar.


Y sí, es verdad, debo madurar, por lo mismo cómo muero por decirle a mis padres que soy gay (ayer estuve a tres palabras de soltarlo con mi madre, pro parte de mí dice "No puede hacerle esto, mira que darle un hijo gay, qué pena") y a toda mi familia cristianísima que no pararán de decirme que vivo en el pecado y que me voy a ir al infierno, y que más me vale dejar de ser piedra de tropiezo para los demás, cosas así, lo sé, me han tocado infinidad de comentarios dentro de mi círculo familiar como que “Los gay tiénen algún desequilibrio mental” y ufff, supongo que sí, yo lo tengo, ya no sé ni para donde va mi vida, ni mi cabeza.


Al final me engaño, así de simple, sé mi familia me va a dejar cuando se enteren, no podrán soportarlo, no se sentirán cómodos y yo tampoco, porque ante ellos pasaré de ser el sobrino/nieto/primo culto, perfecto y algo snob, a un o rompeculos o penetrado, no existirá otra cuestión, no soportará mi cara besando a otro hombre. Me encantaría pensar que salir del clóset será fácil, que podré llevar a mi novio (que por el momento no tengo, así que poco importa) a mis eventos familiares, JA, para ellos debo ser asexual, así me tacharon hace unos momentos unos ex compañeros del bachillerato “pero si Lucio es asexual”, “pero si Lucio, ay, ¡Lucio!, cuéntanos si ya tienes novia, pero has cambiado tanto”, ya no sé quién se hace más pendejo, si yo o el entorno… jajajajajaja qué idiotez, obvio yo, tan fácil como decir “Soy gay y ya, déjenme en paz, temo cambiarles el sacrosanto concepto que tienen de mí, pero así es la vida, no lo elegí yo, no sé, tampoco sé porque Dios me puso en este predicamento, y sí, era cristiano y honestamente me gustaría seguir siéndolo pero me temo que no me aceptarán después de todo esto, para ellos soy un pecador”… supongo que así de fácil tendría que ser salir del clóset.

viernes, 9 de abril de 2010

La música, enviada a la tierra para salvarme



"Down to earth"

Friends I have to tell you
They sent me on a mission
down to earth
to watch and to observe life
And gather information 'bout
your birth

But what I mostly see is misery
And it makes me sad

So capable of love yet,
too scared to open up and
Just wanna be accepted,
but can't show that you care
Creating problems daily,
no wonder some go crazy
So special and so gifted
but most don't know, it's there

Friends I have to ask you
Surrounded by the beauty
of this place
Why do you make it so hard
For all the things you want
to come your way

Well I don't think you see
your destiny
And it makes me sad...

Hace un par de años escuché por primera vez a Jem, me atrapó con canciones como "They", "24", "Come on closer", "Falling for you"... o "Missing You", la última en especial me acompañó en un viaje hace un par de años, la última vez que fui la playa y no he regresado desde entonces. Aquella ocasión me habían amenazado de muerte... jo jo jo, hasta la fecha no sé qué tan en peligro estuve; el tipo tenía diez años más que yo, una pistola y ese espíritu adolescente made in U.S.A de proteger lo que es suyo.

La amenaza me llegó, mis padres nunca se enteraron, sólo mis dos amigas más cercanas e íntimas hasta la fecha. La ciudad en la que vivo es pequeñísima, al menos el tipo no sabía donde vivía, sólo me advirtió que no me volviera a cruzar en su camino… y realmente que no lo intenté. Parte de mí estaba algo asustada, pero no tanto, era (o soy…) muy cínico y sarcástico, no cuidaba mi boca y fue por ello que el hombre me amenazó, pero por la misma actitud que había adquirido frente a la vida tenía momentos que no me interesaba en lo más mínimo.

Así que el viaje fue perfecto para “escapar” (aunque esa nunca fue esa su finalidad). Recuerdo que compré mi volumen de “Fin de viaje” de Virginia Woolf (cuando era casi inconseguible) fui a ver “Memoirs of a Geisha” (ese año salió) me habían regalado el libro en mi cumpleaños, una delicia muy amena por cierto; pasé horas caminando por los mercados, plazas, riveras, bajo el sol, mucho sol, pero siempre me llegaba la cochina amenaza como algo de lo que debía preocuparme (una tontería, lo sé, pero igual me preocupaba un poco… absurdamente por la idea que tendrían mis padres si enteraban de ello, me asustaba más que ellos lo supieran a caer muerto, en verdad).



Jem ha sacado sólo dos discos, el primero fue “Finally Woken” por ahí del 2004-2005,de su segundo disco (“Down to earth”), primero escuché “It’s Amazing” gracias a la película de “Sex and the city”, después porque compré el soundtrack de la peli y fue mi hit por meses la bendita canción, esa tonadita, me obsesionó.

Hoy me topo con “Down to earth” a dos años de haber sido sacada la canción… le perdí la pista por un tiempo a la mujer, de hecho no he podido conseguir ninguno de sus discos en original, supongo que si los deseo (por mero fetichismo) tendré que pedirlos vía Internet.

Es curioso, siempre escucho a Jem a morir por estas fechas, hace cinco años fue lo mismo, al menos hoy no me han amenazado de muerte, no obstante es más curioso descubrir que en estas vacaciones no me deprimí, quizá por ello no saqué otro grupo de música a relucir, fue también en semana santa (de hace dos años) que me hice fan de “Faker”, ese grupo australiano que con sus tonadas simples me sacaron infinidad de sonrisas mientras me sentía muy mal.



Ni qué hacerle, ¿será que mis depresiones son precursoras del descubrimiento y/o entendimiento? Sobre todo en la música. Igualmente en verano me deprimí como nunca en la vida (historia larga, triste e hiperdramatizada) hubo viaje en verano, pero en aquella ocasión saqué a relucir un gusto insostenible por el “Gotan project” pero sobre todo las nuevas canciones de Mylene Farmer, que no dicen mucho, son tan electro/light, así que regresé a los inicios con la Farmer, y ahí deprimido hasta la médula, con cada poro de mi piel, terminé por entender canciones como: “Je t'aime mélancolie”, “Ainsi soit je...”, “Beyond my control” (bueno, ni que esa fuera tan conceptual), “Comme j'ai mal”, “Q.i. “ (diablos, es tan obvio el mensaje y yo ni en cuenta), “Optimistique-moi” pero sobre todo “Je te rends ton amour”, cuya canción no es más que otra rolita romántica si no se ve el video y se analiza un poquito, que es algo simple pero para mí terminó por ser un mensaje terriblemente contundente, yo era aquella Farmer que sangra y entrega su anillo al demonio, al menos así me sentía.




La música funciona para mí como algo enteramente derridiano caray, me descontextualiza todo, lo desintegra, le da una resignificación a las cosas, un vuelco algo dual… me ayuda a sobrevivir.

De “Garbage” aún me falta contarles cómo me hice de ellos, pero eso es otro roll igual de aburrido y deprimente.




jueves, 8 de abril de 2010

Recientemente...

Sueño con cierto músico...

martes, 6 de abril de 2010

...

Recientemente ya no sé si busco amor o sexo...

lunes, 5 de abril de 2010

No soy perfecto


Me mata esta idea de ser perfecto y aún así… aunque todo mundo me ha dicho que de nada sirve, sigo intentándolo. No puedo ser perfecto, ni en mil años podré logarlo, antes estaba a tres pasos de lograrlo, así lo sentía, así me lo decían, pero ¿perfecto bajo qué principios? Pues bien, el hijo perfecto que no saca ninguna nota mala, que no se desvía bajo ninguna circunstancia de su meta: ser aparentemente uno de los mejores promedios escolares; pero la cosa no termina con ser perfecto en la escuela, también cabía ser perfecto con los amigos, darles su tiempo (como si de instituciones de beneficencia se tratara), el hijo que hace todo en su momento, que lee y escribe, que no da problemas, porque ni se mete nada ni se mete con nadie, pobre mosca muerta era antes (¿y sigo siendo?...)


Ahora, si antes estaba cerca de ser perfecto bajo un régimen ñoñesco/parental/cristiano (porque también era buen cristiano)en la actualidad soy imperfecto en todo, hace menos de media hora tuve otro ataque de histeria que yo titulo made in Ana Karenina, de esos donde aviento todo, salió volando la mochila, la laptop, el cargador, los controles del DVD, la TV, de la VHS, poco faltó para que Simone de Beauvoir saliera volando… el celular… ya no tengo celular… es el segundo que rompo aventándolo (no pregunten como sobrevivió la laptop) y Cotillard justo ahora me canta “Mi esposo hace películas lalalalalala…”


Antes era más explosivo, dejé de serlo porque me parecía patético, pero no puedo negarlo, está en mí el ser explosivo, el enojarme y guardar un poco de rencor (sobre todo ante mis ataques de histeria), después que se me baja el enojo, como ahora… que es un milagro, antes podía tardar un día entero (Mare me dijo: Tú eras de esos de “El coraje se me baja en la otra vida” ¿no?) me siento estúpido. Perdí un celular, otro más, ¡cómo me encantaba ese modelo!, pero he perdido cosas peores por mis ataques de furia.


El que sea una persona que adora aventar las cosas me convierte en una persona menos perfecta JA JA JA, todo me ha de convertir en una persona menos perfecta. Y es que desde que me he planteado ante mí mismo el ser gay, 100% gay, sin miramientos, creo que pretendo ser perfecto, más y más perfecto ante mis padres y familiares para no tener reproche alguno… pero ahora no tengo ni posibilidad, está en mí, lo jotona y lo enojona.


Creo que estoy molesto por todo y por muchas cosas… justo apenas había visto un capítulo de “Skins” (sí, sí, yo y mi afecto por esa estúpida serie) y la tal Cassie dijo: “Odio todo”, me pareció triste, después risible, después algo tonto, pero al final me di cuenta que yo había pasado por esa etapa postpuberta… y ahora vuelvo a ella, me enojan muchas cosas y al final siento no odiar nada. También me doy cuenta que olvido fácilmente y que eso me lleva a cometer los mismos errores con la misma inocencia de antes. Creo es un acto de negación o disociación…


Al final las palabras no sirven de nada, debo acatar acciones y consecuencias… supongo. Me gustaría dejar de sentirme como un adolescente.

domingo, 4 de abril de 2010

Barco a Venus, DIOS un barco a venus!!!!

Dices que siempre estás viajando pero me estás engañando, sé que tú estás sólo y que no sales de tu cuarto.

Las luces de la calle te hacen daño cuando sales porque tu mundo es otro mucho más oscuro, déjalo ya sabes que nunca has ido a Venus en un barco, quieres flotar pero lo único que haces es hundirte

Sabes que pasas por la vida sin salir de tu mentira, que muchos alimentan y que crecen día a día. La mafia te persigue y te coge la policía te encierran y te sueltan y todos te dicen.

Déjalo ya sabes que nunca has ido a Venus en un barco, quieres flotar pero lo único que haces es hundirte... ey ey!!!!!!


Escuchando a Mecano, siempre me ha gustado su estilo para vestir (y claro, su música) me dejaré el cabello de la Torroja de aquellos años y vestiré como Nacho (mi favorito de los hermanos) sólo hay que verlo en "El profesor de danza" para enamorarse de él. De pequeño (bueno ni tan pequeño yo) lo veía... me encantaba... y hasta la fecha.

viernes, 2 de abril de 2010

Una persona simple

Pues qué caramba, les dejo un texto que escribí en verano, no tiene pies ni cabeza, no es muy inteligente o "inventivo", ya me lo dijo una persona que quiero mucho: "Se nota que no tienes mucha imaginación" ¡BUM!, igual se los dejo, es (o era, no tengo interés en continuarlo) el incio de un relato largo. Se llama "Una persona simple" va, va...

Samuel era un chico normal, más bien simple, que como muchos ansiaban ser algo en la vida, cualquier cosa más allá de un sencillo remedo de la misma. Deseaba ser alguna especie de modelo de pasarela, sin embargo no era posible, apenas medía uno setenta de estatura y pesaba poco más de los setenta kilos, tenía veinte y estudiaba arte, pero lo estudiaba porque no tenía nada más que estudiar.
En sus tiempos mozos se apasionó por la química, después la biología, la ecología, todas las personas pensaron que llegaría a ser médico, pero él tenía muy bien entendido que eso era ridículo. Los médicos era una bola de victorianos bien pagados, decía él frente a la gente que quisiera o no debían escucharlo.
Como una mosca en la sopa de cualquiera, Sam era la novedad que incurría en el alboroto, de esos en el cual el comensal gritaba “mesero, hay una mosca en mi sopa”, la gente solía verlo con una manifestación de hastío, como queriendo expresar “Sam es momento de callar”, pero Sam no lo hacía, ya no quería pertenecer al círculo de la sociedad que se mueve con gran incurrimiento y saludan con poses, ademanes, sonrisas falsas y estruendosas carcajadas que paran en la nadería absoluta. Sam se había escapado de ello, al menos en su mente.
No podía dejar de creer que el ser humano fingía en todo y para todo, dicha teoría no le molestaba en demasía, ni a él y mucho menos a su entorno, quienes de hecho pensaban que Sam también fingía. Y lo hacía, en verdad que lo hacía.
Ante la propensa ansiedad de ser una persona simple se convirtió en una representación del siglo XXI de algún personaje de Somerest Mangham, pero no un personaje que con todo el dolor de su humanidad y la gentileza del espíritu latente del corazón cambia y se convierte en algo “bueno”, sino bueno para la sociedad, bueno para sí mismo. Comprendiendo que la sociedad no es más que un zoológico en el cual estamos condenados a participar por el simple hecho de existir y nacer en ella, con papeles principales y muchos otros segundones, la gente de aquí se movía en los bailes y condecoraciones de allá, después una nueva sonrisa que terminara por adaptarse a las necesidades ajenas (porque siempre existe alguien que necesita una sonrisa aunque dicho gesto sea una completa farsa). Pero Sam no era Kitty Fame, ni jamás lo sería, más bien era una Julia Lambert, ¿pero por qué no podía compararse con un hombre? Siempre las mujeres, siempre se comparaba con las mujeres en la literatura.
Le era más propenso pensar en que él llegaría a ser una arpía social que destruyera los cánones de la misma humanidad, no desde afuera sino por dentro, en el interior del mismo monstro revolotearía dentro de sus tripas, pasando por las fauces. Era lo mismo que en el arte, la cuestión no era adaptarse a los círculos sociales antiguos, la tarea más bien consistía en crear unos nuevos y muy distintos, romper la redondez de la infinidad, pensar que era posible la tarea, como enamorarse, como odiar, tan simple si existe alguna parte del “no sé qué” que mueve a las personas.
El problema era que Sam nunca había amado de verdad y mucho menos odiado. Se había obsesionado, tuvo una creciente obsesión por una chica algo enana de cabello lacio que posteriormente se onduló el cabello. Ella lo sedujo y Sam no tuvo más opción que dejarse llevar. Era muy joven, se decía, pero no existía más juventud que los veinte años; su obsesión había sido a los quince, menos tres años de calamidad consecutiva le daba un resultado que englobaba los trece años y los quince años en un torrente de supuesta pasión y poca productividad, al final la chica lo había dejado por su mejor amigo, quién después de todo demostraría no ser tan buen amigo.
Quizá existía algo en Sam que le indicaba que la sociedad era una basura, pero se preguntaba la osadía de su afirmación, por una parte le parecía osca y sin sentido, un cliché de opinión que le hacía más llevadera la vida; por otro lado no podía juzgar a la sociedad cuando él era parte de todos los ademanes que en ella se empleaban, pero ante toda postura equilibrada, él era un simple segundón, una vacuidad inmoral que trataba de ir a contracorriente, todo eso y además era cristiano, uno muy malo, uno que deseaba serlo por salvar su alma y no perderla en el infierno.

……

Después de su auspiciado sueño de ser modelo fuera roto, auspiciado porque era la única razón que le ayudaba a mantenerse en línea y no subir a los ochenta kilos, Sam prefirió ser escritor, aunque después de conocer al presidente de escritores de su localidad pensó que era necesario mantener las rutinas de ejercicio para no aumentar de peso.
Como escritor deseaba exponer la verdad, como si esta existiera, de una forma mordaz e irónica, pero después descubrió que a pesar de ser una persona totalmente sarcástica, él no podía escribir comedia o algo gracioso, siempre salía a relucir el drama, como una mala película que pretende crear sus mejores chistes con base al sufrimiento ajeno.
Por ello lo dejó por muchos meses. Primero escribió una historia larga sobre el matrimonio y lo infructífero que le parecía, después dejó de escribir, no tenía nada que revelar, porque una vez más la cotidianidad venía sobre él y le escupía a la cara diciéndole: “Sam, eres simple y común”, pero él se negaba y volvía a escribir un relato corto… uno tan simple y común como él.
Trataba de ocultarlo, siempre se mantenía ocupado con tareas extras, perfeccionando una técnica que no valía la pena ser estudiada, como pintar los bordes de tal o cual cartoncillo sin dejar manchas a los lados, así como asegurarse que el pegamento se afianzara bien y así ningún doblez del papel se notara, cosas así, tonterías y pequeñeces, su vida era una pequeñez, pero por insignificante que se presumiera era necesario darle sentido y dejar de auto flagelarse con insípidas concesiones del ser. Si fuera por él, si lo dejaran, se permitiría dormir siempre y a todas horas, inconsciente, así le gustaba verse, muerto también, pero todavía no podía darse ese gusto si es que Dios no lo aceptaba en el Reino de los Cielos, y como el suicidio no estaba permitido, pues no le quedaba nada más que esperar a que Dios le llamara a su gloria, mientras tanto a darle sentido a ese caparazón muerto que llamaba cuerpo. Por eso le llamaron “existencialista” el primer día de clases en la escuela de arte, pero sentirse como tal era mucha cosa, no podía congeniar con la idea de que el hombre pudiera darle sentido a su vida por más vacía que estuviera, era ahí donde entraba Dios, pero al momento en que pensaba que Dios le daba sentido a todo entraba una parte de Sam que le decía “fanático”, y así dejaba las cosas, que Dios hiciera su trabajo con su mente, él ya no podía controlarla, pues a pesar de ser un chico simplísimo, en el intento de dejar de serlo en su cabeza revoloteaban mil ideas. Al parecer, no quería ser escritor para relatar la verdad, más bien quería tener un espacio para concretar todas su amargas e insustanciales ideas para proyectarlas a la posteridad, quizá alguien las leyera y se sintiera atraído por ellas, a tal grado en que la identificación consumiera al lector y a él como escritor en un ansiado éxtasis; pues sí, Sam quería reconocimiento, la forma más fácil de adquirirlo era teniendo un cuerpo hermoso y ser modelo, la más difícil era alejar toda esa simplicidad de él, pero no había forma.
Se sentía como dama de la época georgiana, similar a Jane Austen no tenía más remedio que tener una vida monótona y seguir con ella, o retratarla, explicar su intento de “verdad” para poder dar un mensaje a la gente. ¿Era posible que todo se remitiera al mensaje? No, para Jane Austen las cosas no eran tan simples, ni eran críticas netamente sociales y mucho menos novelas rosáceas llenas de sensiblería, más bien era la maestra que enunciaba al amor sin siquiera citar un beso, la escritora que citaba a todos los talentos que debía tener una mujer y ella no se interesaba en tener alguno, ella era perfecta, una perfecta escritora y una perfecta cristiana, ¿no podía él ser más como ella?
No le quedaba, no le quedaba el ser mujer. Por más comparativos que hiciera, el ser mujer no era algo que le quedara, y no sólo porque no estuviera permitido por Dios pasar a ser del otro sexo de la noche a la mañana, sino porque para Sam no había mayor distinción de sexos, ahí se encontraba otro problema que no hablaba con nadie.