jueves, 5 de julio de 2012

El asunto no es Sigfrido


Que me siento a ver "The Red Shoes" y me viene a vender la idea de que es bueno (¿necesario?) morir por lo que amas, morir por el arte, aún cuando el arte pueda ser una trampa y te aleje de otras cosas como el "amor", y yo me sigo preguntando si es amor lo que he sentido por los hombres con los que he estado. Después me respondo, "Sí, lo es, ¿lo fue? Claro, en su momento". Al final recuerdo que me enamoro de las personas, los libros, los textos, las acciones, hasta de los zapatos con una facilidad sorprendente, y de la misma manera, dejo de amar en un parpadeo ¿era amor? bla, bla... el amor.

Solo creo que es necesario, requerido, obligado, amar lo que haces. Hoy le dije a una de mis mejores y más viejas amigas: "Creo que no tengo problema alguno con casarme con mi profesión". La frase me la robé, no del todo consciente, después me di cuenta de ello, de la película "Up in the air", pero no me importa, es verdad. Hacer arte, moverme con lo social, hacia lo social y después, si se puede, uno se compra un par de zapatos bonitos o una camisa que te saque una sonrisa, porque no estoy completo si no lleno mi hueco banal.

Ahora corro por la web, del sitio de Aristegui, escuchar sus audios mientras me meto el FB y reviso los perfiles de las personas que creo tienen un juicio crítico (discrimino, me podrán decir), después me canso, pongo Swan Lake en youtube, resulta que Nina de Black Swan está muy presente, ni modo, terminé contaminado con la película pero igual me encanta. Intento relajarme por el asunto del fraude en México, que el candidato guapo de las televisoras, Peña Nieto (estúpido, corrupto, asesino e ignorante) ganó las elecciones, que seguirá con agresión hacia el pueblo de México, que habrá más "guerra" encarnizada contra las drogas, que todos saben que esto es una farsa y el PRI (partido conservador) compró, coaccionó votos, acarreó gente, les pago, el pueblo es un ignorante (fuertes palabras, quizá solo les gusta el mismo arrullo de siempre y por otro lado no están informados), que mucha gente igual votó de forma consciente por el PRI ¿qué pasa, a dónde vamos, qué hacer? Nada. Siento que no hago nada.

No pude ir a la marcha en Cuerna, me siento mierda, pero fue por buena causa, me digo, una amiga me necesitaba, era verdad, igual podía haberla cortado antes e irme de allí, pero no pude. Cobarde, cobarde, cobarde, mañana me voy a un conteo en el IFE temprano, les comenté a mis queridos Luis y Yeni si podíamos ir juntos, respondieron el llamado, no estaré solo allá. Tengo miedo, ¿pero de qué? No quiero estar solo, me estoy quedando solo... y lo peor, ¡con mis ideas! Me duele más seguido la cabeza y el torzón de cuello no se quita. Esto es estresarse a lo pendejo, ver cómo el resto de la población mexicana que me rodea (excluyendo a los más jóvenes) están muy tranquilos con la nueva elección presidencial, que "ya se sabía", "todo está vendido", "ni modo", bla, bla... será que me eduqué en una sociedad de clase media semi-acomodada que prefiere no meter las manos para así evitarse el perder la zona segura.

Entro a Manhunt y un par de chicos lindos me hablan, después, como no me quito la ropa frente a la cámara, pierden el interés, pero los cuarentones no lo hacen, ellos siempre están ahí; me pregunto si la mayoría de los gays jóvenes son perseguidos, como yo, por los cuarentones. Me digo que sí lo es, ¿bueno, malo? Temo decir que a momentos me incomoda, siento que es solo el homónimo del hombre hetero de cuarenta que busca mujer joven, de piel tersa y veinteañera, pero después me juzgo como un mocho, ¿no acaso somos cuerpos y ya? Claro, pero marcados por un sistema socio cultural. Regreso con Aristegui, pauso Swan Lake, linkeo varias cosas en FB, igual en Manhunt uno que otro dice que soy "lindo", no pasan de ahí, ya me cansé, habría, debería, tendría que cerrar esa cuenta, además ¿cuántos chicos he conocido que valgan la pena? Uno... UNO, es un chico lindo, charlamos seguido y es agradable, dentro de poco hasta podríamos ser "buenos amigos", con etiqueta y todo, pero de ahí nada más. ¿Donde coño está mi Sigfrido? JA JA JA pongo play a Swan Lake, me encuentro hablando con este chico lindo de Manhunt, me cuenta sus peripecias sociales. Es guapo, inteligente, pero muy tímido y también algo estereotipado en gustos: sale con strippers, chicos guapísimos, pero no pasa de ahí. Siento, no lo negaré, un atisbo de celos. Él sale con chicos guapos y estúpidos, pero al menos son guapos, yo... yo solo con estúpidos que veo feo después de que se comportan como tal. Llego a otra conclusión en estas 24 horas, no solo que podría morir por el arte, que seguramente estaré casado con mi profesión, sino que... si fuera guapo todo este trote sería más sencillo. Cambiaría inteligencia/ñoñez (pomposidad, pomposidad de mi parte) por atractivo. Quiero ser un guapo tonto, tan tonto que no quiero darme cuenta de mi estupidez... ¡diosas! ¡¿Quiero ser Enrique Peña Nieto?! JODER, JODER, JODER, me estoy poniendo inductivo. Swan Lake se acaba y Sigfrido no aparece... cierro Manhunt, Aristegui, FB, Youtube, abro iTunes y pongo el Soundtrack de Black Swan. El chico dejó de hablarme, seguro consiguió otro stripper para salir. Se desconectó y ni adiós dijo... ¿ya, "buenos amigos"? JA JA.

Paladeo la idea de meterme a una página porno y jalármela, total, como diría un querido amigo: "Ayuda al estrés". Apenas me pasaron una página de porno gay que se llama temagay.com, al menos le varían más la píldora (o la penetrada). Pero ni eso me estimula... me choca, me gusta, me cansa, ser tan caliente, que si pudiera (y lo he hecho) tendría tres chicos por semana, pero eso ya no pasa en este continente, lo más que he llegado aquí en México fueron dos por semana, y dos completos imbéciles. Otra conclusión, tanto en el porno, como en el sexo, me pongo cada vez más y más exigente. ¿Buenos en el sexo? Ya me interesa más la lengua, pero puesta en una conversación, en una cena, en algo distinto. Básico, lo he hecho, pero ahora me falta. Más charlas interesantes, menos sexo gratuito, igual después ni llaman y además les da culo ser folla-amigos. Conmigo o quieren mas o quieren menos.

Me estoy frustrando. Abro el blog y ya, nace la entrada. No ayuda, me siento triste, pero las lágrimas no salen. Tendría que estar durmiendo, mañana me voy a levantar como a las 5:30 a.m. No les dije a mis padres que iba a lo del IFE, solo comenté que "vería a unos amigos", ¿a las 8 de la mañana?... Tampoco dije horario. La verdad, para salir de casa es más fácil que mi padre crea que me voy a follar a un chico en lugar de que sea partícipe en cuestiones políticas. Mi familia piensan (creen, saben) que hubo fraude electoral, pero no quieren ni piensan hacer nada. No los culpo, les entiendo bien, ellos me educaron, por lo tanto me sé bien sus códigos sociales.

Me esta doliendo la cabeza otra vez. Suena "Opposites Attract"... y cuando me pongo triste, no deprimido, no seriamente triste, sino sencilla y tontamente triste, sale mi lado más cursi, con frases coooomoooo:
-¿Ay por qué me siento tan culpable?
-Quiero salir de casa. Quiero salir de la ciudad. Quiero salir del estado.
-¿Por qué no tengo novio? No soy tan feo
-Mi obra no vale, no valgo nada... mira, ni trabajo de medio tiempo tengo en un restaurante.
-Mi cuerpo esta feo.
-Sin dinero para nada...
-¿Ya viste lo que estás pensando?
-Ventaneo, ¡ventaneo!

Esto no es cosa de esperar al PUTO de Sigfrido, ¡sí putito hijo de la mierda, hijo del culo mal cogido y de la verga que no se quiere venir! Ya lo esperé y lo busqué, estoy seguro que me besé con un par de ellos, me cogí a otros tantos, claro, Sigfridos ajenos, todos ellos con caritas de perros a medio morir esperando salvar a su pequeño cisne, con ballesta de utileria en mano y mallas ajustadas, tanto que se les traslucen los huevos. No, no, no. El asunto no es Sigfrido. En esta analogía tan dolida donde Sigfrido es la otredad que viene a motivarme: ya sea el hombre guapo, el hombre culto, el hombre que folla... o el sexo, el arte, el oficio, la cultura, el intelecto, los cambios sociales, el alcohol o los besos ajenos...

No es Sigfrido, no es la rústica Swan Lake, esto es cosa postmoderna de Nina, esto es de Black Swan, es del diablo jajajajajaja es de dualidad. De que me confronte y como dice Amelia: ¡A mover el culo! Y no precisamente a ensartarlo.

La verdad estoy triste. Y aunque escribir el texto me ayuda a sacar todo lo que traigo en la cabeza y ha sido bueno, siento y sé que al dar publicar a esta entrada, seguiré en el mismo lugar de antes. Me cuesta, me cuesta salir de esta... jum, al menos rimó ¿no?

2 comentarios:

  1. Black Swan me encantó.

    Y en cuanto a no tener pareja... todos pasamos por etapas de soledad obligada.

    Me encantó tu post sobre Eddie Redmayne.

    Saludos,

    www.artbyarion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Es difícil eso de tener o no novio, pero en mi caso el asunto no es precisamente eso, son más cosas. El asunto no es Sigfrido :)

    Gracias por pasar. Saludo, ya pronto me visito tu blog.

    ResponderEliminar