martes, 24 de julio de 2012

Ese momento incómodo...

Donde una de tus escritoras favoritas está viva, tienes su e-mail y te dijo que le podías escribir, pero te sientes tan estúpido, tan lleno de noticias fatuas... que te detienes a mitad del texto, porque sientes que ella tiene toda una vida ocupada, importante y no está para correos electrónicos de sus fanses obsesionados con ella.

Tenía que compartirlo... ¿ustedes le escribirían?

 

domingo, 22 de julio de 2012

De libros y otras cosas


Pues quería hablarles de cine, pero hay algo en ello que no me termina de encantar por ahora. Deseaba ponerme a leer... pero el libro que estoy revisando, aunque bueno, peca de ser "uno de esos libros" de literatura contemporánea, así que no es del todo de mi gusto. Puede esperar.

También quería presumir que salió Égalité, pero como he estado de fina y mal vibrosa persona, noté varios errores en mi texto de los que me sonrojo demasiado, errores de dedo y un par de acentuación. Es mi culpa que pase, pero también me temo que la redactora no está revisando tanto los textos como debería; vale, me frustré mucho, supongo que en los otros número también ha pasado, pero no suelo leer mis textos una vez publicados, porque me pasa esto (de ver errores o cosas que quiero cambiar) y luego me frustro porque ya están ahí, publicados y nada se puede hacer.

Deseaba ponerme a escribir y corregir un texto en el que estoy trabajando, es sobre un chico que se prostituye, pero existe algo en ello que me da náuseas sin saber a ciencia cierta qué es. Anoche decidí que requiero de mayor constancia (igual sigo aquí, escribiendo y esperando a que la lavadora empiece a exprimir), que debo planear mejor las cosas, porque el viernes fui a un taller para escritores y dijeron varias cosas acertadas, una de ellas era sobre mi problema con la improvisación (y es verdad, pero casi toda mi vida es así... improvisada), resolví que me debo entrevistar con prostitutas, escorts y chichifos, lo requiero tanto para mi trabajo de ficción como de investigación en el cine, así que empezaré por donde conozco mejor: el ambiente gay. Es muy fácil contactar a los chaperos en este mundo, mucho más de lo que se puede imaginar.

Y después de una breve crisis existencial (una más ja ja ¿o era: ra, ra?) vuelvo al blog, sin saber la razón. Recientemente descubro que no sé el rumbo de nada en mi vida. Por lo que deseo relajarme y darles la lista de los libros que hasta ahora he leído en lo que va del año, quizá ustedes me puedan recomendar algo nuevo e interesante para leer. Sí, aún cuando critique mucho la literatura contemporánea, de eso ya hablaré en otra entrada.

La lista no es tan larga pero es decente. No suelo hacer listas de libros, sólo los leo y ya. Pero como Luis me metió en estos retos de películas y libros, lo digo como si, amordazado y encañonado, me pusiera frente a las cosas y dijera "¡Hazloooooo!" jajaja, pero sí Luis, si estás leyendo esto, más allá de todo, me motivas y eso me agrada.

Allá va. Me temo que no pondré comentarios sobre los libros... empecé a hacerlo, pero vi que sería una tarea algo eterna e improductiva. Si quieren, puede preguntarme qué me pareció el libro y yo contesto. Sólo pondré en rojo los que más me han gustado o despertado un interés especial.

1.- "El color prohibido" -  Mishima


2.- "La mecánica del corazón" - Mathias Malzieu


3.- "Verdad y crítica" - Barthes


4.- "Existencialismo es un humanismo" - Sartre 


5.- "La náusea" - Sartre


6.- "Lo peor de todo" - Ray Loriga


7.- "Dulces mimosas" - Dante Bertini


8.- "Cuando cae la noche" - Michael Cunningham


9.- "Tiro libre" - Antonio Skármeta


10.- "La letra escarlata" - Nathaniel Hawthorne 


11.- "Forjando patria" - Manuel Gambio


12.- "El arte con relación a la arquitectura. La arquitectura con relación al arte" - Dan Graham


13.-  "La raza cósmica" - José Vasconcelos 


14.- "La perra de Alejandría" - Pilar Pedraza


15.- "Diego de Montparnasse" - Olivier Debroise


16.- "Deseo" - Elfriede Jelinek


17.- "Los diarios de Carrie" - Candace Bushnell


18.- "La dama de blanco"- Wilkie Collins


19.- "Cuentos completos" - Oscar Wilde


20.- "Cumpleaños" - Carlos Fuentes


21.- "Manifiesto contrasexual" - Beatriz Preciado


22.- "El entusiasmo" - Antonio Skármeta


23.- "Terror anal" - Beatriz Preciado


24.- "Máquinas de amar" - Pilar Pedraza


25.- "La dama de la torre" - Jean Playdi


26.- "El príncipe de la niebla" - Carlos Ruiz Zafón 


27.- "Necrópolis" - Pilar Pedraza


28.- "Urbanismo situacionista" - Gilles Ivain


29.- "Lecciones de tinieblas" - Patrizia Runfola

Se deduce debo llegar a los 50 libros antes de que acabe el año. Espero lograrlo, mientras tanto ahí el adelanto.

martes, 17 de julio de 2012

Noción del día


Pues... en mi FB estoy subscrito a una página mexicana que se llama Gay News. La verdad no es del todo informativa, aunque tiene sus buenas notas, sin embargo las noticias no parecen ser el punto primordial de la página que se la pasa publicando fotos de hombres musculosos y casi desnudos.

Hoy al abrir el FB estaban ahí dos de las imágenes, lo primero que pensé (después de sabrosearme a los tipos) fue: A que el administrador consigue muy fácilmente fotos de hombres guapos. Después llegué al siguiente punto:

Existen muchos hombres guapos en este mundo, guapos y musculosos, pero pocos hombres inteligentes.

Es una reducción muy burda, pero así lo sentí.

viernes, 13 de julio de 2012

reCorrido 9

Después de ver en mi FB la publicación de un "amigo", jotísima reconocida aquí en la ciudad de provincia donde me muevo, reconocida para... mal jajajaja, pero ya ven que dicen: No hay mala publicidad. Mi amigo publicó una foto de Eliad Cohen, guapo "actor, productor" y modelo de una revista gay (nótese que modelo gay no está entre comillas, porque seguro es a lo que se dedica más el hombre). En la foto el papasote de Cohen compra ¿ropa, sujetadores, condones? ¿En NY... L.A... Las Vegas? Y luce unos músculos que bueno, te mueres por tocarlos... ¿creo? La verdad es que los hombres musculosos no siempre han sido lo mio, este Cohen esta peludo en el pecho, eso siempre me jala, pero hombres así, bueno, ninguna vez me he acostado con uno así, y de tener una relación ni se diga. Resulta que los hombres de buen físico lo único que me provocan es envidia. Así de sencillo: ENVIDIA.

La mayoría de las veces no digo "Mira qué saboroso está mmm lo quiero para... una chaqueta mental, bla, bla" ya saben, esas adulaciones al cuerpo perfecto solo me llega por posesión, pero para mi cuerpo. Creo que si fuera musculoso al menos tendría más sexo jajajajaja. Sí, les tengo envidia porque pueden usar cualquier prenda de vestir y les queda bien, porque seguro salen a la calle y se roban la mirada de todos los presentes en la urbe, porque mataría por poder usar un traje de baño ajustadito sin que se me salgan las lonjas... pero mientras tanto, uno aquí se aplatana frente a la PC a "investigar" sobre cualquier cosa, escuchar noticias y firmar peticiones anti-Peña Nieto, charlar con amigos, revisar el FB o en su defecto, más allá de los avatares del ordenador, me dedico a las cosas del hogar (toda una señora yo...), me pongo a leer, escribir, y después si el tiempo y las ganas lo permiten, me subo a mi caminadora a sacar toxinas y producir las endorfinas que tan bien me hacen. Yo hago ejercicio porque me hace bien y me mantiene en "condición" ¿para qué? Ni de coña sé para qué, pero con mis deficientes vías respiratorias es más que necesario mantener el cuerpo "en forma", aún así sigo estando lonjudo. Y es que eso de querer un cuerpo bonito, estilizado y delgado, es una carrera por la que no estoy dispuesto a invertir mi tiempo, aunque sea para usar un traje de baño ajustado jajajajaja, quizá sea de los próximos cometidos en esas vacaciones, tener un cuerpo "decente" para ocupar un "decente" traje de baño... me voy por la tanjente.


Al final, resulta que Eliad Cohen nació en el año de 1988, o sea que tiene solo un año más que yo... no pude dejar de pensar: Claro, unas buenas tetas, un buen culo, una cara bonita y unas tetillas sonrojadas te llevan más lejos que horas de estudio y de escritura. Pero ni modo, para eso soy "bueno"... mmm no creo que sea bueno, pero me gusta intentarlo hasta el sufrimiento, además, no tengo que meterme esteroides, dejar de tragar grasas e inyectarme ¿proteína? Un amigo mío, muy lindo y talentoso, pero obsesionado con su cuerpo, se mete un montón de pastillas "vitamínicas" para conservar su hermoso físico. Demasiada tensión, yo apenas puedo con esta antropofagia cultural como para iniciar un proceso de canibalismo personal, donde no pararía de moldear mi cuerpo. 


Así que zapatero a sus zapatos, dicen por ahí. Por lo que regreso con los recorridos. Les digo que he visto mucho e iré tratando de ponerme al día, pues aunque mucho cine ha pasado por mis pupilas, no sigo el mismo ritmo de antes, hasta ahora les debo como 30 películas, así que allá va una tanda. 


65 y 66.- "Riget" de Lars Von Trier (1994)




Mini-serie danesa hecha por el magnífico Lars Von Trier. Hace poco (de hecho cuando dejé de escribir sobre películas en este blog, por ahí de mayo) compré las dos únicas temporadas de "El Reino", o mejor dicho "Riget". Me las vi en una semana, son horas y horas de bombardeo mental por parte del Von Trier. Su estilo Dogma ya se ve aquí, así como una fotografía sepia sofocante, alucinante. La trama se lleva acabo en un hospital donde pasan eventos sospechosos, sobrenaturales. La serie es una acertada mezcla de dramas personales de los doctores, enfermeras, ejecutivos y pacientes del hospital (a momentos bastante ridículos, quizá más en la segunda temporada donde todo se exagera), con eventos terroríficos con una simiente poco comercial, mucho más pensado e inteligente, aunque a momentos parezca absurdo.

No lo recomiendo al público acostumbrado a películas de horror/terror/suspense made in Hollywood actual, ya que Von Trier es mucho más fino en despertar sensaciones ocultas, remover en las tramas, conectar los personajes, saltándose dramas tvnovelescos de las series hechas sobre hospitales, si... pedrada directa a los amantes de Grey's Anatomy, y es lo que me fascina de "Riget": la mezcla de géneros sin generar empacho, insatisfacción, un ejercicio muy arriesgado. Quizá a momentos el proyecto no termine de cuajar, pero funciona. ¿Lo malo? Me parece bueno decirlo, porque a mí nadie me lo informó cuando me senté a verla: La serie no termina, se queda inconclusa ¡y en la mejor parte! Hace años que no me había sentido así respecto a una serie, tan... frustrado.


Normalmente pasa que no ves las series porque se dificulta conseguir los capítulos, pero aquí sencillamente no los hay. El director danés la interrumpió y si investigan, sabrán que dos de los actores principales de la serie ya fallecieron (DOS DE LOS MEJORES). Von Trier ha tenido en mente seguir con la tercera temporada, pero cuando la vean se darán cuenta que no podrá ser lo mismo sin esos dos actores/personajes, porque se plantea la posibilidad de hacer un salto en el tiempo al "futuro", qué se yo... ¿pero lo vale? ¡Claro que sí! Es jodidamente buena, no les mentiré, también tuvo sus momentos donde me aburrí un poco, más al inicio, cuando esperaba un suspenso más norteamericano que europeo (error mío), pero después hasta se disfruta la crítica que se hace al sistema de  atención a la salud en general. Los médicos... pffff que mala pasada de gente JA!

Da un giro, aunque veo varias referencia encriptadas dentro de la trama, ya que el director es un amplio conocedor del arte (con todas sus letras: cine, literatura, pintura, escultura, arte conceptual, etc.) aprende a no ser obvio y ofrece un entretenimiento de calidad. No sé de qué manera vea el proyecto, no sé como se vea él como artista frente a esta mini-serie en contraposición de "Melancolía", por ejemplo. No me atrevo a decir que son dos cosas diferentes, porque la firma de autor está ahí, por un lado una es mini-serie de suspenso/terror, y otro un canto a la melancolía y el fin del mundo, pero siempre se encuentra presente el exterminio de la humanidad, la falta de esperanza y el lado más vil del ser humano. Me encanta, es un personaje que me cuestiona todo el tiempo. A verlo ¡pues! Y si no la encuentran o la tienen, me la piden ;)

67.- "The debt" de  John Madden (2010) 


Dos razones me llevaron a ver esta peli: Mi hermana y Helen Mirren. La primer la rentó, la segunda hace un buen trabajo en esta película sencilla pero bien hecha, finamente bordada, adecuada y recelosa, es casi de manual, eso me gustó de ella.

Cuando me refiero a "manual" es porque tiene sus actos muy bien marcados, los giros son oportunos, un poco previsibles pero sin gran importancia el que lo sean, porque se dan en el momento necesario sin restar interés. Las piezas encajan tanto en la historia como en estructura cinematográfica cuando se ven en totalidad, es cuando descubres la valía del trabajo. Los actores lo hacen bien, desde los veteranos hasta los jóvenes, como la recién estrenada Jessica Chastain, quién me conquistó en "The Help" (previamente comentada por aquí). Por otro lado Mirren es una diosa de la actuación y quién diga lo contrario tendrán que cortarle la lengua, aunque un poco opacada por representar a una mujer un poco pusilánime (ya que uno siempre quiere ver ese lado cabrón de esta actriz) evidencia su facilidad para dar vida a distintos tipos de mujeres.

La historia es difícil de describir sin sacar detalles importantes a relucir. Reduzcamos: asuntos por solucionar. Un trío de agentes secretos veteranos corren el riesgo que uno de sus mayores secretos respecto a una de sus misiones, cuando eran jóvenes, sea develado. Un secreto que solo ellos tres saben.

La historia de intriga es aceptable, pero el asunto es más personal/psicológico según el personaje. Por ahí quedan los rezagos de relaciones amorosas entre los personajes que no funcionan del todo, se sienten esquemáticas (de manual, como decía), necesarias, pero requerían pulirse más. Yo digo que la vean y me cuentan. Mi muletilla de siempre, pero completamente honesta... ¿y qué muletilla no lo es?

68.- "The Avengers" de Joss Whedon (2012)


Seré breve porque el bom de esta peli ya fue... ja ja. Muy buena. Fin.

Vale, vale. No tenía grandes expectativas, presagiaba que sería una peli introductoria con problemas de ego-adaptación entre los personajes, y en parte lo es; para ellos es un misterio la razón de que estén  juntos, aún cuando para el público el proyecto Avengers sea más que obvio. La historia es planita, Loki viene a ser un punto de inflexión donde el odio-envidia-egoísmo hacia su hermanoThor y su querido "planeta tierra". Se aliará con seres de otros planetas para la conquista del nuestro, que por suerte tiene un puñado de superhéroes, del los cuales uno siempre me hace babear, de los pocos actores, Chris Evans me encanta en este papel de Capitán América, siempre me caía muy mal por sus actuaciones de niño guapo y pomposo, pero ahora que le hace de hombre bien intencionado y bien torneado, no paraba de verlo a él, a él y a él. Aunque sea Iron Man quién se lleve la película con sus comentarios así como su actitud cínico-sarcástica, fantástico el hombre.

Agregados más, agregados menos, si la historia es tan plana ¿por qué funciona? En el fondo muchas historias son planas, casi todas, se van por las pasiones humanas (como diría Miss Miller en su clase de Creación en Ficción), el punto es saber dorar la píldora, aderezar la ensalada, condimentar la carne, ¿me doy a entender? Aquí un plato servido con un servicio de lujo por parte de los escenarios así como los efectos especiales, los actores atractivos que cumplen con su papel de buena gana, pero más allá, la relación entre los distintos personajes logra que una película con pocas expectativas (por mi parte y de algunos otros roñosos sosos del cine como yo) caigamos ante su encanto. No cabe duda que escenas de lucha en conjunto, o conflictos y juegos de palabras en sus conversaciones y el choque de habilidades y egos funciona bien en pantalla. Algunas tensiones sexualonas como las de Scarlett Johansson (la viuda negra)  y Jeremy Renner (hawkeye) son más del cómic que pertenecientes a la pantalla, aún así pasan. Pero... ¿por qué La viuda negra debe cargar con una mini-pistola? Misterios incrustados en mujeres del tebeo y sus mini armas. Me parece que esta película ha instaurado escenas que serán de culto, Hulk sale en varias.


La verdadera virtud es la simpleza de la trama sin querer vender más que buen entretenimiento, afianzado en un "villano" que va de lo gracioso a lo ridículo, a lo sarcástico, pero no se excede como otros sumamente risibles y finalmente caricaturizados. Al final es solo un vínculo con el "verdadero mal" (léanlo con voz tenebrosa). Primera parte de una franquicia, pues así es esto, producir, vender, recabar. 


69.- "Hachiko" de Lasse Hallström (2009)



Cierto día me encontraba durmiendo apaciblemente en el sillón de la sala, cuando llegó mi madre, prendió el televisor y puso esta película, tenía ganas de verla, mi madre es una amante de los perros, aunque no lo diga en una oración tan fabricada y vendida, sino en acciones. Así que las pelis con "perritos" le gustan, más cuando son todas rosas. Bueno, lo de "rosas" ni tanto.

Al Lasse Hallström se le da bien hacer pelis cursis, que ser cursi no es lo mismo que ser rosa. Eso de la cursilería es caer en lo ridículo, lo rosa va más con cuestiones acarameladas pero que funcionan bajo sus propios principios. Cursi no es rosa, no siempre, aunque lo rosa casi siempre cae en lo cursi. "Chocolat" será la que para mí, de su filmografía, es lo mejor... y eso que no la he visto completa :/ pom, pom, pom!

Hachiko es rosa sin caer en lo cursi, quién diga que es cursi  tiene horchata en las venas. Seguro se saben la historia, por algo es famosa. La relación de un perro con su ¿amo? (humano, pues), el hombre termina por morir y el perro va a esperarlo todos los días a la estación de tren donde solían encontrarse después del trabajo de su dueño. Va. En Japón el perro tiene un monumento, eso y que esta peli es un remake de alguna japonesa.

La historia es sencilla, sencillísima. Una complicación si se desea hacer una peli de ello. La cosa va de: El perro y el humano se encuentran, el perro es un cachorro Akita (una de las razas más hermosas de canes, si me lo permiten decir, mi padre tenía uno cuando yo era niño), tienen una relación, un par de aventuras, después el perro va a la estación de tren a dejar a su humano (porque el hombre es profesor y da clases en no-sé-donde pero debe tomar tren) con los años (que son pocos) el perro crece y se acostumbra a dejar y recoger a su humano en la terminal. Viven juntos, todo lindo, el hombre tiene esposa e hijos, pero nada malo, nada que se meta con tintes dramáticos. Al final el hombre muere y el perro hace su rutina todos los días, va a la estación, regresa a dormir, así hasta que muere. Por lo mismo tiene un monumento en Japón, a la lealtad canina... amistosa. Se presta muy bien para el drama post-mortem.

Todos sufrimos, aunque sea un poco, con el perro. Lo vemos ir, venir, ver su tierna carita, sus gemidos, sus ojos tristes, todo bien captado por la fotografía de pueblito pintoresco y personajes flojones en delineado y psicología, pero los humanos importan poco, es el perro es lo interesante. Mi madre me dijo: "¿Ya sabías que se moría y que el perro lo esperaba?" Con su cara toda triste. Yo: Síiiii maaaamaaaaa. Después la volvió a ver con mi papá. Tiene su toque rosa de amistad hombre-perro, muy linda, manipuladora (totalmente) y a momentos sensiblera, pero no cursi, no se siente ridícula, aunque a muchos la verán así. 

Agridulce y tranquila. Perdonen si no se sabían la historia, pero vaaaamooos, todos la saben. Y yo de entrometido arruinándola. 

70.- "Game of Thrones" de David Benioff, D.B. Weiss (2011)


Aquí la primera temporada. Ya vi la segunda, pero no la comentaré. Lo que va es que mi padre y mi hermana la vieron hace un año, y a mí no me interesó, porque aunque me encanta todo lo que es libros/cine/tv sobre lo medieval, al final termina decepcionandome y/o aburriéndome, no fue el caso, HBO hace muy bien las cosas, me volví un adicto.


Con un corte de: Reino, secciones del reinado (pueblos, regentes, líderes de zona), gente que desea llegar al trono, juego de artimañas, guerra, atracción, traición, etc. Bueno, me lanzo a enumerar un puñado de pasiones humanas del todo básicas, y si me la paso hablando de la sencillez, aquí aunque todo ataviado con un gran presupuesto en escenario, maquillaje, vestuario, ambientación en general, todo esto valdría poco si no fuera por el ritmo que se le impregna a la serie. Me la succioné en tres sentadas frente al televisor, "poca cosa" dirán, ya que son 10 capítulos y sé algunos los beben en un día, pero yo no soy así, para mí las series son tediosas y odiosas, poco concretas, por eso veo cine, mucho más directo y te ahorra tiempo. 


Por lo mismo incluyo tanto esta como "Riget" en la lista, refrescan la tv (al menos la mía) con una visión distinta y emprendedora de lo que es el entretenimiento en tv. La mayor virtud de Game of Thrones es el matiz de sus personajes, aunque existe un cierto bando de "los buenos" y "los malos", la mayoría de ellos persiguen sus intereses según el método propio. Efectivamente unos hablan de honor y otros se tiran a la traición, aquí Sean Bean como gran patriaca justo, epítome de la verdad, la bondad y el honor, contrapuesto con personajes como Cersei (interpretado adecuadamente por Lena Headey) a quién le debemos el eslogan de la serie "En este juego, o ganas o te mueres". Odié a la reina, Cersei, en toda esta primera temporada, pero al final no puedo dejar de amar a las perras finas y furiosas. Si la ven, pensarán lo mismo que yo. 


El resto de los personajes se posicionan en distintos escenarios (la capital, el poblado del norte, al otro lado del océano, principalmente) y esta variación de lugares ayuda al tempo de la serie. No te aburres ya que atiendes varios problemas que poco a poco se entrecruzan. Mi recomendación es que no se la pierdan, yo digo que es mi tv-novela actual, y ahora que terminó la segunda temporada, estoy en ascuas esperando. Compraría los libros pero son caros y prefiero gastar en otras cosas. 


71.- "Pina" de Wim Wenders (2011)




Hace ya unos meses mi amiga Barbora me escribió, dentro de las cosas que me comentaba, ella es de República Checa, me dijo que debía ver "Pina" ¡en 3D! Yo le contesté que seguramente la vería en mi televisor, porque aquí en México el cine esta mal, al menos en mi ciudad de provincia, y resulta que no siempre se tiene la posibilidad de ir a la capital. En fin... Pina llegó gracias al contrabando en México, en DVD sin subtítulos, solo los diálogos en ingles tenían las benditas letritas, que poco importan porque el ingles es lo único que entiendo, de ahí en fuera el francés, intaliano, alemán... en fin, no entendí mucho (había un par en castellano, esos sí, por supuesto), pero no es tanto de entender, sino de sentir.

El documental sobre la bailarina y coreógrafa alemana Pina Bausch se lleva acabo a varios comentarios de sus alumnos, compañeros, imágenes de baile, unas bastante emotivas, mi favorita: Stravinsky y "La consagración de la primavera", de las demás no estoy muy letrado, me gustaría darles una lista del soundtrack (que es buenísimo) pero siempre he sido honesto, en la música me falta pulirme y mucho.

No obstante el resultado es muy pobre. Es un documental bastante plano, con escenas de baile, evocación a la danza contemporánea y no dudo que algunos se sentirán frustados y/o aburridos porque no entienden nada (y no me refiero al idioma, sino a la danza), pero más allá, se limita en el aspecto intelectual, le falta seso. Muy bellos los comentarios, el baile magnífico, aunque en aquel entonces estaba clavado con el género y me decía "Las mujeres siempre de vestido o tacón, ¿por qué, por qué?", mal viajes, lo sé, pero también cuestionen los sistemas de representación en las distintas artes. Wenders no da un paso adelante, filma danzas, recrea escenarios, pone imágenes de antaño, pero no hay nada nuevo, quizá con el 3D habría sido otra cosa, posiblemente, leí un par de críticos con comentarios a favor de este formato, sin embargo no nos llegó así en mi pueblo (que en DF sí, me parece) y aún así ¿después qué...? Entiendo que el cine se llama así porque es visto en cines, pero posteriormente se almacena, colecciona, revisa, critica, reivindica, y no siempre será en el cine con unas gafas para 3D; claro que ahora existen televisores plasma que parecen más un holograma falso de Harry Potter donde ya todo pretende ser 3D aún en casa, ¿pero cuál es la insistencia?

Lo siento Wenders, pero si deseara sentir la danza, vería una en vivo, la calidad no es la misma (me imagino en Cuernavaca viendo a los niños del CMA hacer su mejor esfuerzo), no será Pina ni sus discípulos, pero seguro otro tipo de emoción surcará mis sentidos, como cuando fui a un concierto de un grupo musical (cualquiera, no recuerdo el nombre, fue en España) y cantaron canciones conocidas del pop, es una comparación tonta, lo sé, pero ahí entendí eso de la obra de arte en la época de la reproductivilidad, estaba ahí en el concierto escuchando una canción de Mika, el tipo (aunque guapísimo) no era Mika (claro, ni por asomo), no podría llegarle a los talones respecto al talento, pero por la compañía de mis amigos, el alcohol y la cercanía al escenario, me importó poco quién cantaba "Grace Kelly" no fuera Mika. El hombre ahí tenía talento, era gratis y estaba cerca, sin muchedumbre... probablemente me estoy volviendo viejo, pero estoy seguro que aunque pagara por un concierto de Mika, jamás podría estar cerca del escenario y lo vería a lo lejos.

Algo así, en este intento de democratizar la danza, de ver a Pina más de "cerca", todo se queda en un asunto semi-insípido. Ni si quiera se tiene una obra completa de danza, que se antoja, así que si no tienen el presupuesto de ver danza en vivo (que yo me lo doy una vez al año, me voy a DF al ballet) pues ni modo, no nos queda más que entrar en Youtube y explorar otros medios.

72.- "Libertarias" de Vicente Aranda (1996)


Debo decir que hace tiempo que no veía una película tan inteligente pero al mismo tiempo TAN cobarde. Lo siento, pero así son las cosas. Me la prestó mi querido Luis, que ya sabe tengo una obsesión por los movimientos feministas y la manifestación de las mujeres en aspectos sociales, políticos, culturales. Aquí, las mujeres españolas en la Guerra Civil Española. Estas libertarias, un grupo de mujeres que tiene muy en claro varios puntos que me parecen lo mejor del filme: Somos seres humanos, somos equivalentes (por estas fechas me leí "Manifiesto contrasexual" de la Preciado, así que me quedó estupenda), el género biológico, tener pene o vagina, no tendría porque designar actividades específicas, comos si las mujeres en una guerra no sirvieran más que para planchar, dar de comer y servir de cavidad hueca receptora de semen, y miren que en este último aspecto, una de las libertarias antes fue prostituta y decide "dar placer" a uno de los soldados, aún cuando ella no recibe nada a cambio (por parte del hombre), lo hace por la causa, la guerra, el sobrevivir y las ansias de su compañero de guerra, ¡vamos! Que los hombres podrían hacer lo mismo ¿no? Putas en la guerra: para dar placer a los hombres... ¿y ellas, las mujeres, quién les da placer? Bien decía la Woolf: La guerra las hacen los hombres, porque siguen sus intereses.

La guerra es masculina, así nos la han vendido, aquí en México apenas tenemos dos representantes femeninos en la Independencia y la Adelita (como algo general) en la Revolución, ¿pero más allá? Las heroínas no han sido muy populares. Y aquí también falla la película, las heroínas, las libertarias son un punto secundario, ya que la protagonista, María (interpretada de manera "adecuada" por Ariadna Gil) es una monja que se une, de manera obligada, a la guerra. Así que más allá de ver a otros personajes que en lo personal son mucho más interesantes, como la poderosa de Pilar (en piel de la actriz Ana Belén) luchadora, elocuente y honesta, hasta la prostituta Charo (Loles León), nos dedicamos a ver las preocupaciones/cavilaciones de María (que hasta el nombre se hace chocoso) y sus roces amorosos con un padrecito que... ¡además es interpretado por Miguel Bosé! Es una forma de vender, claro, pero también es cobardía.

¿Cuál es la necesidad de meter una "pooobre" monja en la peripecia bélica, ponerle un padre y hacerla dudar de su fe? Es un llamado a un público español que aunque católico debe aceptar los movimientos del cambio, de izquierda y vanguardia. No significa que por ser conservador en unos aspectos, no se pueda ser anarquista en otros. Es verdad, María va perdiendo el hábito, se va la monja, pero no la creyente, y además, el melodrama que se le alza (personal, íntimo) sobrepasa lo que tendría que ser la premisa inicial: la mujer en la guerra. Y no mujeres que se vieron obligadas a participar en la guerra porque invadieron sus conventos, sino porque, obligadas por los conflictos sociales aprendieron a empuñar un arma, disparar, cargarse de valor y luchar contra el enemigo, ya sean los franquistas o los machos anarquistas. Como bien dice la Beatriz Preciado, la izquierda es de machos y heteros, con sus ideas y sus mujeres (así, repegadas y de objeto sexual), pero espacio a los cuerpos equivalentes, aún en el siglo XXI la cosa no existe.

Ni modo, la película es valiente e inteligente en algunos tramos, además, intriga al espectador en varios aspectos, sobre todo cuando las mujeres se movilizan, la visión de este tema tan recurrente en el cine español desde otra perspectiva. No se me hizo larga ni por un momento, el problema es que se decante por el melodrama fácil, apunte y no dispare.

73.- "RiP: A Remix Manifesto" de Brett Gaylor (2009)


Este documental lo vi el año de su estreno cuando fui asistente en el festival de documentales... que ahora no recuerdo el nombre, bla, bla, me fue mal, solo tuve la oportunidad de ver un par de documentales gratis y aprendí que la gente puede odiarte si te ven más preparado de lo usual. En fin. Apenas volví a ver el documental en el Canal 11, fue un domingo, me parece que entre tanto zap y zap uno encuentra algo valioso recién iniciado y a buena hora.

El documental habla sobre los derechos de autor y las distintas restricciones que actualmente se ven como una premonición por parte de los realizadores, sobre todo con la ley SOAP que hoy nos agobia, inclinado a la música, el cine, la literatura. La cinta funciona como un manifiesto, tiene sus puntos (que no recuerdo ahora... mal, mal, soy un mal redactor y huevon de cine recientemente, lo seeee) que socavan dentro de nuestra cultura general, quizá más popera. ¿Qué pasa cuando descargamos una canción, cuando la cantamos incluso en la ducha, nos reapropiamos de ella, mezclándola, usándola en fiestas o trabajos en el cine? Ahora es un tema bien conocido y discutido por las imposiciones respecto a los derechos de autor, pero por allá del 2009 se tenía un prurito (hinchazón) que hizo presagiar lo que hoy nos aqueja, que si bien se están llegado a un par de "arreglos", no estoy tan bien informado. Apenas se firmó el ACTA en México, lo que significa mayor restricción y control sobre los contenidos entre los ciudadanos de este país. Reducción: No joderán más.

El documental funciona como denuncia con sus altas dosis de humor negro e ironía, habla sobre la apropiación de estos derechos intelectuales por parte de las grandes compañías (magnífico estudio sobre Disney, por ejemplo, quién se apropia de varias cosas y posteriormente cambia las leyes para que nadie más lo haga) que en supuesta defensa de los artistas y creativos comienzan a restringir la obra en general, todo dentro de un marco legal. Ayuda a cuestionarnos cuántas de estas cosas tendrían que ser permisibles, nos da la idea de qué manera se mueve el sistema de un capital/neoliberal consumista, enajenante que quita todo y poco aporta. Informa sobre las alternativas que se tiene al manejar con material que no es "propio" pero que el remix o la nueva obra sí lo es, funciona para informarse e indignarse, también sentirse poca cosa frente a los grandes corporativos, pero que sin embargo, haciendo arte, piezas y documentales como este, se crea una válvula de escape no solo catártica sino también intelectual. La verdad me dan ganas de volverlo a ver, siempre me quedan asuntos en la cabeza sin atender y entender.

74.- "Les amours imaginaires" de Xavier Dolan (2010)


Esta película es una tremenda ridiculez, además de ser cursi, crusi, cursiiiiiiiiiiiiiiii, porque si buscas la descripción de "cursi" en el diccionario, y esperen que voy por él... ya. Cursi: adjetivo. Dícese de una persona que se presume de fina y elegante sin serlo. Dícese de lo que, con apariencia de elegancia y riqueza, es ridículo o de mal gusto. Mi Larousse ha hablado.

Estoy seguro que ofenderé a muchas personas al decir que "Los amores imaginarios" es una película cursi y ridícula (mero pleonasmo), por un lado, porque estoy seguro que todos (o casi todos) hemos sufrido lo que les acontece a los personajes, que es: dos amigos, Marie y Francis, se enamoran de un tercero, Nicolas, un rubio guapo pero desabrido sin ninguna gracia en particular, la verdad. Ahora, también se ofenderán porque me van a venir y decir que todos los planos, las tomas y la fotografía es soberbia, o al menos con un alto contenido artístico (sea lo que sea con decir "artístico"), pero es verdad, la peli en el aspecto visual esta bien cuidada, Dolan-Tadros, el jovencísimo director de 23 años de edad, quién también protagonista esta su segunda película, es un esteta, pero ahora se queda corto; por más que tenga un gran soundtrack con Dalida cantándome "Bang-bang" mientras tenemos secuencias en slow motion con él (en el papel de Francis) arreglándose frente al espejo, y la guapa pero aseñorada Monia Chokri (en el papel de Marie) contonénadose con su sexy trasero por la calle, todo se queda en una nadería.


Lo bello puede ser aburrido, y lo bonito que quiere llegar a ser elegante, tropieza y cae en lo ridículo. Esta historia de dos "amigos", tan entrecomillado porque no me imagino yo peleándome con mi mejor amigo gay o mi mejor amiga hetero por un hombre, pero bueno, más allá, la relación amistosa entre Marie y Francis es fría, competitiva, son más conocidos que comparten cenas, tés y cafés, nada serio, incluso desde la primera secuencia se presenta a Nicolas, la manzana de la discordia, no tenemos oportunidad de conocer a Marie y Francis más allá de este flechazo amoroso que sienten por el tercero. No hay introducción y eso pesa en el delineado de los personajes, porque al paso del metraje ¿quién es Marie más allá de una chica guapa amante de lo vintage, a tal grado que parece una señora prematura?, ¿O Francis que es nervioso, desea ser lindo y diferente, pero al final es un chico con el mismo peinado que vi en España, rapado de ambos lados, abultado de arriba, pantalones entallados y botines, camisa sexy? Es guapo y lo sabe, pero no tiene carisma, es un personaje muy gris; para finalizar ¿qué hay de Nicolas? El rubio hermoso pero sosísimo del que al menos sabemos que le gusta Audrey Hepburn, aunque no se tenga la certeza del porque. Es la etapa del enamoramiento, me lo supongo, porque lo he sentido, cuando poco a poco te gusta alguien, después caes perdidamente ante sus "encantos", aunque carezca de ellos. En ese aspecto funciona y por ello atrapa a muchos jóvenes "alternativos" estudiantes de arte, diseño y otras cosas similares. ¿Quién no se ha enamorado tontamente de un completo desconocido atribuyéndole virtudes que no tiene, llegando a idealizarle? (claro, no olviden los decorados bonitos, la ropa elegante y la música "in", así como las referencias al cine clásico). Al final llega el despecho, y ahí es cuando el público se vuelca atolondrado sobre la película con un: ¡Oh sí! A mí me pasó. Yo pregunto: ¿En verdad? ¿en verdad te maquillabas con Bang-Bang de fondo, caminabas por las calles europeas para tomar un café con un rubio desabrido? Digo... yo he estado cerca de hacerlo, el rubio no era desabrido y esa misma noche me lo llevé a la cama, dos meses después me rompió el corazón, pero soso no era.   


Dolan Tadros me había enamorado con su ópera prima "J'ai tué ma mère", con altos niveles de esteticismo bien pulidos, un aire snob pero al final todo se sentía muy honesto. En este segundo trabajo, "Les amours imaginaires", todo es esnobismo y pedantería, aparente sufrimiento y enamoramiento sin más allá, le falta humor voluntario, le falta jugar más con sus personajes. Sabemos por ejemplo que Marie trabaja, pero no tenemos a ciencia cierta en qué; Francis ¿estudia? Creo que sí, y Nicolas ¿de dónde salió, a donde va? Las raíces de este tercero se excusan y poco importan, siempre digo que el sujeto que menos se conoce, el sujeto deseado en cuestión, debe ser misterioso y atractivo, pero Nicolas no lo es ni por asomo, esta para cogérselo una noche y ya.

Aún así... no lo negaré, me divertí un poco. Esperaba más inteligencia de los personajes, pero al llegar a la media hora del filme y darme cuenta que no reaccionarían, uno termina riéndose de su vida absurda, de la tonta competitividad y si se tiene la oportunidad de ser honestos con uno mismo, dirás: Sí, así fui de pendejo en alguna ocasión. No era rubio, era moreno, no tenía esas facciones agraciadas, tenía unas ojeras decadentes poco sexys, pero igual le di más importancia de la que debía.

Para ver película de enamoramientos fugases, competencias desgarradoras y un humor negro, recomiendo "Being Julia" del fantástico István Szabó, salió por allá del 2004 y es una de mis películas favoritas. También tiene una fotografía exquisita, en decorados es distinta, esta es de época, y nada tiene que ver con amoríos juveniles, pero sí mucho sobre un despertar frente al supuesto "amado" y más allá, sobre uno mismo.

Aún así apuesto mucho por el joven Dolan-Tadros, si ya logró esto con su segunda película y su primera fue mejor, ¿qué será de su tercer producto "Laurence Anyways"? De metraje excesivo (más de dos horas y media) apenas se estrena este mes, a esperar... que eso lo estoy sabiendo hacer muy bien en todos los aspectos de mi vida.

75.- "Soylent Green" de Richard Fleischer (1973) 


A estas alturas de la historia del cine "Soylent Green" es ya toda una película de culto, mítica y obligada, por eso un día de estos que mi hermana y yo pintamos su despacho para dar consulta (ella es psicóloga) y después me llevó a comprar películas, me dije: Ya va siendo hora ¿no? Vergüenza te debería dar no haberla visto.

"Cuando el destino nos alcance", aquí en México y en España también, me encanta el dramatismo del titulo, ya la tenía más que digerida en comentarios ajenos, lecturas obligadas y relatos de profesores, digamos que no hubo gran sorpresa cuando la vi (el giro final, seguro hasta ustedes ya se lo saben, los Simpson tienen su propio chiste negro por ahí en la serie), pero no diré más, tanta historia del cine, documentales y compañeros maliciosos me la arruinaron, eso y mi falta de constancia en este séptimo arte.

Adaptación de la novela "Make Room! Make Room!" (1966) de Harry Harrison, nos pone en una realidad futura del año 2022, ahora ni tan lejana pero por allá de 1973 se pintaban solos (como ahora nosotros en los dosmiles) para crear historias apocalípticas, además, nótese que la novela se publica en 1966. El caso aquí es el exceso de población y la falta de alimento. La mayoría de la gente se alimenta de soylent green, galletitas verdes en un mundo con poca o nula carne, sin vegetales o árboles, la Nueva York en el que se sumergen los personajes de esta película es desolado, asfixiante, sudoroso y poco higiénico, ayuda a crear una crisis personal (tirada a lo global, por supuesto), no duden que en el 73 las personas creían que en el 2022 las cosas estarían similares al filme. Hoy en día en en pocos años nos encontrarémos tirados a la perdición, no sobra decir que nos estamos acabando nuestro recursos naturales, el agua es embotellada, los alimentos son empaquetados y hasta tenemos derecho de autor sobre las semillas estériles que vende EE.UU, el petróleo se acaba... ufff tantas cosas que te enseñan en la primaria con insistencia pero sin creatividad... o veracidad, un discurso prefabricado.

El personaje principal, bien ajustado e interpretado por Charlton Heston, un anti-héroe, detective que persigue pistas sobre el asesinato de un gran empresario de la ciudad. Heston lo hace más que bien, su cara, los modos, es un perfecto tipaz de detective cínico, desenfadado, hace mancuerna con el actor Edward G. Robinson, quién es su compañero de investigaciones, una especie de "libro" biblioteca andante, el personaje es mayor y conoció mejores días, con carne, ensaladas y toda la cosa. Aparte, de componente femenino, está Leigh Taylor-Young como Shirl, un Accesorio, mujer que viene de incluida con el departamento donde matan al empresario/millonario. Esta Shirl tiene más potencial en la teoría que en la práctica, ya que en el filme es solo la chica del detective, un cuerpo bonito y una hermosa cara (una pena que no se encuentren tantas fotos de Taylor-Young en la web cuando joven), prepara baños, desayunos, es objeto sexual, obvia la introducción de un personaje de esta índole en el filme, aún en la década de los setentas el componente femenino, en algunos casos, no deja de ser un hermoso par de tetas para ver (tan misógina la oración como la acción), sin embargo a mí me interesa esta Shirl y los Accesorios como la perfecta conjunción machista de la esposa y la prostituta (ya saben, estoy con mi estudio sobre prostitutas en el cine), estas mujeres hermosas que vienen como otro mueble más en el departamento, el nombre que reciben es hasta ridículo por su obviedad.

En el transcurso del filme veremos otros accesorios, otras mujeres guapas y de buen ver que lucen sus pequeñas batas satinadas. Fungen como esposas, porque cocinan, hacen compras, preparan la tina de baño, pero al final reciben, en el mejor de los casos, el peor trato dado a una esposa, o en el peor caso, el trato acostumbrado a una prostituta poco valorada, todo depende del cliente. Y es que no me resisto al análisis de esta ideología machista (sabrán las diosas si viene desde la novela, me lo supongo) hecha por alguien que sin ningún empacho por allá a mediados de los sesentas y entrados un poco los setentas, puso a las mujeres guapas como parte del inmobiliario a merced de quién compre la propiedad, con toda la libertad de conservarlas o desecharlas, el objeto que se adquiere para la satisfacción, síntesis del argumento por excelencia de la mosoginia: el mundo es de los hombres, es masculino y sus procesiones.

Con Shirl se rompe la línea de exigencia por parte de la mujer, los accesorios no tienen voz propia, hacen lo que dicta su amo y ellos las tratan como prostitutas, cortesanas, concubinas, si tienes suerte y te toca un buen hombre, pues entonces te comprarán carne, te viste bien y nunca te pega, sino, pues entonces no tendrá ningún compromiso frente a ti, eres parte de él, la más inferior, no eres el objeto amado, no eres la esposa que incluso puede encapricharse, no, sencillamente eres objeto de deseo y recepción, porque cabe resaltar que solo los más acaudalados tienen el lujo de tener un accesorio; una concubina cara pero igual mal pagada, el dinero no va para ella. Las relaciones cercanas a una visión medieval no se me escapa, recuerda a las amantes de los hombres ricos, donde las amantes son queridas un día, después olvidadas, y el favor que se les entrega va para la familia en general, no solo para ellas.

Y por supuesto, en esta película el detective, por más anti-héroe que sea, será la puerta de salvación para el accesorio, la promesa de un mejor mañana, ¿la logró salvar? Bueno, eso lo descubren si la ven.

76.- "The Raven" de James McTeigue (2012)


Cuando el año pasado me leí que John Cusack haría de Edgar Allan Poe, honestamente no me importó, Poe no es uno de mis escritores favoritos, es más, he leído casi nada de él, mi interés por la literatura fantástica, de terror y suspenso es muy reciente, aún cuando tengo a una letrada y muy versada fuente cercana en este tipo de literatura: Mi hermana, quién es adicta a Poe, Lovecraft, Bram Stoker, Shelley, los clásicos del medio ¿va? Ella me pasa algunos libros de ellos, pero de Stoker no me he leído ni "Drácula", "Frankenstein" de Shelley me lo leí por allá cuando tenía 16 años (una mala edición) pero me pareció buen libro, tanto que deseo adquirirlo, probablemente me lea algo de ella y lo publique en Égalité; de Lovecraft me prestó un insufrible recolección de cuentos... soporíferos, para terminar de amolar el asunto, fue cuando tuve clase de guión y no me sirvió de mucho para inspirarme a escribir, lo bueno es que venía en él un relato sobre Cthulhu , es obligado saber de él.

Mi reciente acercamiento tanto al cine como la literatura de fantasía, terror, horror y suspenso viene de la mano con saltar el charco, tuve que ir hasta España, estrechar la mano de una de las mejores escritoras actuales de la literatura fantástica en castellano, y solo así me di cuenta que existían más de una metáfora inteligente e interesante en esta literatura, que los monstruos son hermosos y todos somos uno de ellos. Claro que les estoy hablando de uno de mis iconos a seguir, profesora y querida, Pilar Pedraza. Después de tomar clases de cine con ella, no veo el séptimo arte igual, y me llenaré de pomposidad los dedos al escribir que ya desde los 16 me metía toneladas de cine, escribía y leía sobre el tema, pero nada como sus clases.


La razón por que no me gustaran estas historias es, porque su público suele ser muy pueril y poco pervertido, en la realidad, hasta de doble moral, chicos que se desean hacer los rudos, los tristes, los emocionales o intelectuales, cosa que no incluyo a mi hermana, ni a todos, solo unos pocos y malos encuentros que tuve en mi juventud más temprana. Ustedes los conocen, los jovencitos que leen el "Necronomicrón" de Lovecraft y se creen "muy malos" porque son libros que hablan sobre maldad, monstruos, asesinatos, son el homónimo de los jovencitos que leen Heidegger y ya ponen huevo, creen que son lo más intelectual del momento. Lo mismo me pasa con los no tan jovencitos que escriben historias de terror sin entender toda la simbología que se carga.  


Ahora me decanto más por la literatura fantástica porque existe un metatexto muy interesante entre sus páginas, y al dar la mirada atrás, me doy cuenta que, como diría Pilar, estos jóvenes se sienten inadaptados, monstruos en un mundo que no los comprende, por eso los jóvenes, los niños, se van por la fantasía, después creces y te haces aburrido, te das cuenta que todos son monstruos en algún aspecto, despiadados, depredadores y deshonestos, solo que no aceptan su perversión, el pervertido nunca lo hace. Llego a la conclusión, yo, como adultito que fui en toda mi juventud de secundaria/bachiller, ese adultito de culo apretado, es obvio que la metáfora del monstruo se me escapaba, también la identificación, pues bien, a esta "The Raven" se le escapa todo, me sentí algo ofendido, eso y que sigue sin encantarme Poe, entre más reviso cuentos de los viejos y clásicos maestros, más siento un aire de cierta inocencia.


El que la dirija James McTeigue, el mismo de "V for Vendetta", piensas habrá algo bueno, encriptado, intelectual... pero no lo hay, "The Raven" es un entretenimiento muy descafeinado que nos habla sobre los últimos días del escritor, este Edgar Allan Poe cuya muerte esta inmersa en un gran misterio. En mi versión mental, lo que pasó es que se la pasó bebiendo demasiado y se metió algunas cosas sintéticas que le alteraron el organismo y lo llevaron al final de su vida, ¡claro! Con lo difícil que es ser escritor y uno tan bueno pero poco remunerado como él. Yo ya me habría metido más cosas sintéticas, pero aún no llego a mi nivel más álgidoen la literatura JA JA, a este paso creo que nunca lo haré, así que no moriré joven... por eso.

Pero desechando mi teoría (y la de muchos teóricos sensatos) el guión se va por lo "mórbido y miiiiisteriooooosooo", una donde el escritor ayuda a un detective a seguir la pista del asesino qué toma referencias de la literatura de Poe, para crear el escenario del crimen. Y aunque parezca medio interesante, al final la cosa es muy vacía. Se mezclan tertulias amorosas, referencias, imitaciones, orgullos, sospechas a medias tintas, escenarios y ropa bonita, eso sí... pero al paso de los minutos la película no se eleva, es más, va en picada. El misterio poco importa, la tensión se va y Poe no pasa de ser un borracho sin remedio. A Cusack le queda grande el personaje, Luke Evans (el detective) siempre me ha dado hueva como actor, y Alice Eve como galana del relato muestra su enorme boca y blanca dentadura al gritar, gritar, gritar... me la pasé una semana imitándola frente a mi hermana, fue el precio que tuvo que pagar por llevarme a ver esta película, que si bien,  amen o no a Poe, se la pueden ahorrar. 




Con esto termino el recorrido. Debo pedirles varias disculpas, primero por tardar tanto en entregarlo, después por ser tan mal redactor. Acabo de revisar el texto y está como para quemarlo en la hogera o mínimo volverlo a escribir todito, todititititito. Sé que son entradas "no serias", pero me preocupa que cada día escribo peor y le dedico menos tiempo a cosas "más serias". Lo que me lleva también a disculparme con los ocasionales lectores de este blog, que siempre les tocan mis textos malos, trasnochados, faltos de humor y llenos de odio por la vida (pero amor por el cine :D) y al final, otra más por el drama que me llevé en las últimas entradas, creo que publicarles sobre cine es mejor y más productivo, aunque´últimamente no logre aunar las ideas.

jueves, 5 de julio de 2012

El asunto no es Sigfrido


Que me siento a ver "The Red Shoes" y me viene a vender la idea de que es bueno (¿necesario?) morir por lo que amas, morir por el arte, aún cuando el arte pueda ser una trampa y te aleje de otras cosas como el "amor", y yo me sigo preguntando si es amor lo que he sentido por los hombres con los que he estado. Después me respondo, "Sí, lo es, ¿lo fue? Claro, en su momento". Al final recuerdo que me enamoro de las personas, los libros, los textos, las acciones, hasta de los zapatos con una facilidad sorprendente, y de la misma manera, dejo de amar en un parpadeo ¿era amor? bla, bla... el amor.

Solo creo que es necesario, requerido, obligado, amar lo que haces. Hoy le dije a una de mis mejores y más viejas amigas: "Creo que no tengo problema alguno con casarme con mi profesión". La frase me la robé, no del todo consciente, después me di cuenta de ello, de la película "Up in the air", pero no me importa, es verdad. Hacer arte, moverme con lo social, hacia lo social y después, si se puede, uno se compra un par de zapatos bonitos o una camisa que te saque una sonrisa, porque no estoy completo si no lleno mi hueco banal.

Ahora corro por la web, del sitio de Aristegui, escuchar sus audios mientras me meto el FB y reviso los perfiles de las personas que creo tienen un juicio crítico (discrimino, me podrán decir), después me canso, pongo Swan Lake en youtube, resulta que Nina de Black Swan está muy presente, ni modo, terminé contaminado con la película pero igual me encanta. Intento relajarme por el asunto del fraude en México, que el candidato guapo de las televisoras, Peña Nieto (estúpido, corrupto, asesino e ignorante) ganó las elecciones, que seguirá con agresión hacia el pueblo de México, que habrá más "guerra" encarnizada contra las drogas, que todos saben que esto es una farsa y el PRI (partido conservador) compró, coaccionó votos, acarreó gente, les pago, el pueblo es un ignorante (fuertes palabras, quizá solo les gusta el mismo arrullo de siempre y por otro lado no están informados), que mucha gente igual votó de forma consciente por el PRI ¿qué pasa, a dónde vamos, qué hacer? Nada. Siento que no hago nada.

No pude ir a la marcha en Cuerna, me siento mierda, pero fue por buena causa, me digo, una amiga me necesitaba, era verdad, igual podía haberla cortado antes e irme de allí, pero no pude. Cobarde, cobarde, cobarde, mañana me voy a un conteo en el IFE temprano, les comenté a mis queridos Luis y Yeni si podíamos ir juntos, respondieron el llamado, no estaré solo allá. Tengo miedo, ¿pero de qué? No quiero estar solo, me estoy quedando solo... y lo peor, ¡con mis ideas! Me duele más seguido la cabeza y el torzón de cuello no se quita. Esto es estresarse a lo pendejo, ver cómo el resto de la población mexicana que me rodea (excluyendo a los más jóvenes) están muy tranquilos con la nueva elección presidencial, que "ya se sabía", "todo está vendido", "ni modo", bla, bla... será que me eduqué en una sociedad de clase media semi-acomodada que prefiere no meter las manos para así evitarse el perder la zona segura.

Entro a Manhunt y un par de chicos lindos me hablan, después, como no me quito la ropa frente a la cámara, pierden el interés, pero los cuarentones no lo hacen, ellos siempre están ahí; me pregunto si la mayoría de los gays jóvenes son perseguidos, como yo, por los cuarentones. Me digo que sí lo es, ¿bueno, malo? Temo decir que a momentos me incomoda, siento que es solo el homónimo del hombre hetero de cuarenta que busca mujer joven, de piel tersa y veinteañera, pero después me juzgo como un mocho, ¿no acaso somos cuerpos y ya? Claro, pero marcados por un sistema socio cultural. Regreso con Aristegui, pauso Swan Lake, linkeo varias cosas en FB, igual en Manhunt uno que otro dice que soy "lindo", no pasan de ahí, ya me cansé, habría, debería, tendría que cerrar esa cuenta, además ¿cuántos chicos he conocido que valgan la pena? Uno... UNO, es un chico lindo, charlamos seguido y es agradable, dentro de poco hasta podríamos ser "buenos amigos", con etiqueta y todo, pero de ahí nada más. ¿Donde coño está mi Sigfrido? JA JA JA pongo play a Swan Lake, me encuentro hablando con este chico lindo de Manhunt, me cuenta sus peripecias sociales. Es guapo, inteligente, pero muy tímido y también algo estereotipado en gustos: sale con strippers, chicos guapísimos, pero no pasa de ahí. Siento, no lo negaré, un atisbo de celos. Él sale con chicos guapos y estúpidos, pero al menos son guapos, yo... yo solo con estúpidos que veo feo después de que se comportan como tal. Llego a otra conclusión en estas 24 horas, no solo que podría morir por el arte, que seguramente estaré casado con mi profesión, sino que... si fuera guapo todo este trote sería más sencillo. Cambiaría inteligencia/ñoñez (pomposidad, pomposidad de mi parte) por atractivo. Quiero ser un guapo tonto, tan tonto que no quiero darme cuenta de mi estupidez... ¡diosas! ¡¿Quiero ser Enrique Peña Nieto?! JODER, JODER, JODER, me estoy poniendo inductivo. Swan Lake se acaba y Sigfrido no aparece... cierro Manhunt, Aristegui, FB, Youtube, abro iTunes y pongo el Soundtrack de Black Swan. El chico dejó de hablarme, seguro consiguió otro stripper para salir. Se desconectó y ni adiós dijo... ¿ya, "buenos amigos"? JA JA.

Paladeo la idea de meterme a una página porno y jalármela, total, como diría un querido amigo: "Ayuda al estrés". Apenas me pasaron una página de porno gay que se llama temagay.com, al menos le varían más la píldora (o la penetrada). Pero ni eso me estimula... me choca, me gusta, me cansa, ser tan caliente, que si pudiera (y lo he hecho) tendría tres chicos por semana, pero eso ya no pasa en este continente, lo más que he llegado aquí en México fueron dos por semana, y dos completos imbéciles. Otra conclusión, tanto en el porno, como en el sexo, me pongo cada vez más y más exigente. ¿Buenos en el sexo? Ya me interesa más la lengua, pero puesta en una conversación, en una cena, en algo distinto. Básico, lo he hecho, pero ahora me falta. Más charlas interesantes, menos sexo gratuito, igual después ni llaman y además les da culo ser folla-amigos. Conmigo o quieren mas o quieren menos.

Me estoy frustrando. Abro el blog y ya, nace la entrada. No ayuda, me siento triste, pero las lágrimas no salen. Tendría que estar durmiendo, mañana me voy a levantar como a las 5:30 a.m. No les dije a mis padres que iba a lo del IFE, solo comenté que "vería a unos amigos", ¿a las 8 de la mañana?... Tampoco dije horario. La verdad, para salir de casa es más fácil que mi padre crea que me voy a follar a un chico en lugar de que sea partícipe en cuestiones políticas. Mi familia piensan (creen, saben) que hubo fraude electoral, pero no quieren ni piensan hacer nada. No los culpo, les entiendo bien, ellos me educaron, por lo tanto me sé bien sus códigos sociales.

Me esta doliendo la cabeza otra vez. Suena "Opposites Attract"... y cuando me pongo triste, no deprimido, no seriamente triste, sino sencilla y tontamente triste, sale mi lado más cursi, con frases coooomoooo:
-¿Ay por qué me siento tan culpable?
-Quiero salir de casa. Quiero salir de la ciudad. Quiero salir del estado.
-¿Por qué no tengo novio? No soy tan feo
-Mi obra no vale, no valgo nada... mira, ni trabajo de medio tiempo tengo en un restaurante.
-Mi cuerpo esta feo.
-Sin dinero para nada...
-¿Ya viste lo que estás pensando?
-Ventaneo, ¡ventaneo!

Esto no es cosa de esperar al PUTO de Sigfrido, ¡sí putito hijo de la mierda, hijo del culo mal cogido y de la verga que no se quiere venir! Ya lo esperé y lo busqué, estoy seguro que me besé con un par de ellos, me cogí a otros tantos, claro, Sigfridos ajenos, todos ellos con caritas de perros a medio morir esperando salvar a su pequeño cisne, con ballesta de utileria en mano y mallas ajustadas, tanto que se les traslucen los huevos. No, no, no. El asunto no es Sigfrido. En esta analogía tan dolida donde Sigfrido es la otredad que viene a motivarme: ya sea el hombre guapo, el hombre culto, el hombre que folla... o el sexo, el arte, el oficio, la cultura, el intelecto, los cambios sociales, el alcohol o los besos ajenos...

No es Sigfrido, no es la rústica Swan Lake, esto es cosa postmoderna de Nina, esto es de Black Swan, es del diablo jajajajajaja es de dualidad. De que me confronte y como dice Amelia: ¡A mover el culo! Y no precisamente a ensartarlo.

La verdad estoy triste. Y aunque escribir el texto me ayuda a sacar todo lo que traigo en la cabeza y ha sido bueno, siento y sé que al dar publicar a esta entrada, seguiré en el mismo lugar de antes. Me cuesta, me cuesta salir de esta... jum, al menos rimó ¿no?