miércoles, 10 de febrero de 2010

Deseos de cosas imposibles

Y esto ¿de qué va? ¿Por qué “Belle de Jour… Belle de Nuit”?

Alguna vez mi escritora favorita dijo: “Ojalá me dijeran qué es lo que hago mejor, si la novela o el ensayo, así podría dedicarme de entero a una u otra cosa”. Virginia Woolf escribió infinidad de ensayos y un conjunto de obras sumamente sobresalientes, en mi caso no he pasado de un par de textos que en evidencia redacto aquí y allá, que me reciben aquí y allá, pero al final se quedan en el disco duro de mi computador, por eso nace este segundo blog, es una especie de prostitución al intelecto, pues ¿para qué mentirles? Muchos de los textos que aquí publicaré son trabajos de escuela, malas divagaciones ¡sí!, peores divagaciones que mis intentos de ficción de “La campana de cristal”, así como textos que gesto en un par de minutos. Algunos son pleno vómito, como diría una de mis profesoras: “Es la guacara, un discurso de guacara”, pero ¡ah!, ¡Qué bello es vomitar! Al menos para mí, pues sacas todo lo que pide salir por inherencia, y aunque duele, pues sientes cómo se te parte el cuerpo en dos, así como presientes que el aire falta, también trae un alivio incomparable.

No sé si podré mantener este segundo blog muy “bien informado”, pero de que habrá guacara, pues siempre habrá, cualquier cosa que venga de botepronto. Espero no sea tan desilusionante la tarea de leer los textos que aquí se exponen, pues se darán cuenta que mi forma de escribir no cambia mucho, quizá aquí no hable Leonard, pero se darán cuenta que Leonard está en mí y… yo en él… o como sea la cosa. Al final Leonard y yo pensamos de forma muy similar… pero ¿por qué será? Lo que espero es que “La campana de cristal” y “Belle de Jour… Belle de Nuit”, sean dos blogs aparentemente independientes que terminan por beber el uno del otro.

Si escogí como título la película de Buñuel fue porque aquí deberá existir una dualidad, una prostitución, ¡sí!, una vendimia del intelecto, ya que mi opinión al paso del tiempo ha ido cambiando, no porque sea muy docto, sino porque me influencian con tal facilidad que termino por adoptar muchas cosas del entorno, sin embargo al poco tiempo cambio de parecer y digo otra cosa completamente contraria a lo anterior… y en otros tantos casos me reitero una y otra vez. Ya ustedes lectores lo dirán.

8 comentarios:

  1. me gusta escuchar a lucio... ese leonard es muy intenso! un abrazo y felicidades por este nuevo espacio!

    ResponderEliminar
  2. Acudiendo al llamado, también te sigo por acá Lucio.
    Me gusta el título.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Leonard. Pues gracias por el comentario, ahora que te leo me parece que entiendo lo que me dijiste. Saludos. Te estaré espiando de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero quién es el dummy de quién? Lucio... Leonard. Creo que luego entenderé.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por pasar aquí en mi segundo blog. Lars, que bien que ahora seré yo y no alguien más, gracias por las felicitaciones. Davo, gracias por seguirme en ambos lugares. Salma, qué bien el tenerte como lectora, siempre son bienvenidos los comentarios.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  6. "Paridas Mentales Por Mes" Jojojojojo. Esto necesita más entradas!

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, pero qué sucio resultaste Fred con eso de que te guste la guacara jajajaja. No sé cuánto podré parir al mes, la cosa se hace cada vez más difícil, las neuronas se secan y sale... la guacara jajajaja. Saludos

    ResponderEliminar